Un buen año para México


Altas expectativas se tienen a corto plazo para el país

La secretaria federal de Economía, Graciela Márquez Colín, consideró que 2020 será un buen año para el crecimiento y desarrollo del país y el primer detonante de inversión sería el acuerdo comercial logrado entre México, Estados Unidos y Canadá, que había estado expectante a lo largo de 2019.

La funcionaria federal expuso, en su conferencia “Contribución al Producto Interno Bruto por las inversiones e infraestructura en México”, las expectativas económicas para este y los próximos años en el país.

Destacó que otro buen resultado de 2019 que los hace tener una expectativa positiva para 2020 y años posteriores es el resultado de la inflación, que cerró año abajo de la meta de Banxico.

Otro aspecto favorable que la secretaria mencionó durante su plática en el Centro de Convenciones de la Canaco Servytur, fue el tipo de cambio nominal estable (18.78 pesos por dólar, Fix).

Detalló que en 2018 (enero-diciembre) el TCN (Tipo de Cambio Nominal) pasó de 18.91 a 20.11, en contraste con 2019 (mismos parámetros), que pasó de 19.17 a 19.11 pesos por dólar.

Graciela Márquez acotó que las finanzas públicas sanas, las cuales tuvieron un superávit primario de 1% del PIB; la reducción de la deuda pública de 46.1 a 45.8% del PIB entre 2018 y 2019, y la reducción de Pemex (5,000 millones de dólares) y negociación de $20,130 millones de dólares, son otros de los aspectos favorables.

A ellos se les suman el incremento del salario mínimo (16% en 2019 y 20% en 2020), la inversión extranjera directa de 26,055.6 millones de dólares (enero-septiembre de 2019 creció 7.8%), las remesas, cuyo acumulado enero-noviembre pasó de 30,686 a 32,965 millones de dólares, y la tasa de interés menor, que pasó de 8.25 a 7.25 de agosto a diciembre de 2019.

La informante habló también de la importancia del sector energético en México, cuya matriz energética se ha concentrado históricamente en fuentes fósiles de energía, primordialmente en petróleo crudo y gas natural, debido a la disponibilidad de hidrocarburos en el país.

“Actualmente la producción de hidrocarburos representa cerca del 85% de la producción total de energía primaria y México tiene un gran potencial de diversas fuentes de energía, fósiles y limpias, con diversos recursos renovables como el eólico, solar, geotérmico, biomasa e hídrico”, añadió.

La secretaria de Economía destacó que en el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 se contempla el rescate del sector energético debido a que en el sexenio pasado la producción petrolera cayó en forma sostenida, por lo que México pasó de ser exportador a importador de crudo y combustibles refinados.

“Un propósito de importancia estratégica para la presente administración”, mencionó, “es el rescate de Pemex y la CFE para que vuelvan a operar como palancas del desarrollo nacional”.

La conferencista explicó que de acuerdo con el Inegi, la industria eléctrica del país destina 2% de su producción al sector primario, 62% al secundario y 36% al terciario. Estos dos últimos aportan 89% del PIB de México.

Indicó que utilizando los datos de la Secretaría de Hacienda para proyectar el crecimiento de la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, ésta tendría que estar creciendo anualmente por encima del 5% a partir del 2022.

En relación con la demanda potencial, dijo que en octubre de 2018 en México se tenían 44.3 millones de usuarios divididos por sector tarifario, que incluyen usuarios residenciales, comerciales, servicios, agrícola e industrial.

Los sectores tarifarios como comercios, empresas prestadoras de servicios e industrias medianas y grandes representan aproximadamente el 10% de las cargas en México y consumen el 64.2% de la energía eléctrica en el país.

Respecto a las tarifas residenciales, los usuarios en tarifa Doméstica de Alto Consumo (DAC) son aquellos que tienen mayores incentivos a instalar paneles solares.

Ellos, dijo, representan a nivel nacional 469,569 usuarios de los 39 millones de cargas residenciales y que, relativo a los hogares representan el aproximado 3.4% del consumo residencial.

La titular de Economía destacó que la secretaría a su cargo cuenta con el Fideicomiso Público para promover el desarrollo de proveedores y contratistas nacionales de la industria energética.

Esa, dijo, es una herramienta para promover el desarrollo y competitividad de proveedores y contratistas locales y nacionales de la Industria Energética, a través de esquemas de financiamiento y programas de apoyo con el fin de cerrar las brechas de capacidad técnica y de calidad, dando atención a pequeñas y medianas empresas.

“El desarrollo del sector energético es una oportunidad para aumentar el contenido nacional y poder incorporar a las micro, pequeñas y medianas empresas en la cadena de valor del sector energético”, aseguró la funcionaria.

Precisó que también genera la oportunidad de desarrollo de la actividad comercial y de servicios, dado que son importantes proveedores del sector energético.— LUIS ALPUCHE E.


Síguenos en Google Noticias

var loaded = false; var loadFB = function() if (loaded) return; loaded = true; (function (d, s, id) var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0]; if (d.getElementById(id)) return; js = d.createElement(s); js.id = id; js.src = "http://connect.facebook.net/en_US/sdk.js#xfbml=1&version=v2.5"; fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs); (document, 'script', 'facebook-jssdk')); ; setTimeout(loadFB, 0); $('body').on('bimberLoadFbSdk', loadFB); )(jQuery);



Fuente: Source link

Leave a Reply