¿Qué es un “short squeeze” y cómo afectó al precio de las acciones de GameStop?

SHORT SELLING

La mayoría del tiempo los inversores siguen la regla de “comprar a precio bajo y vender a precio alto” cuando operan con las acciones. Sin embargo, los operadores también pueden optar por las posiciones cortas, es decir, pedir prestada una acción para venderla cuando su cotización está alta y apostar a que caerá.

El proceso de vender una acción (ir en corto, o short selling en inglés) implica la venta de la acción prestada con el compromiso de volver a comprarla a un precio futuro, preferiblemente más bajo, para poder embolsarse la diferencia. Pero, si el precio de la acción toma la dirección opuesta y se vuelve más caro, la posición corta estaría perdiendo dinero, por lo que el vendedor podría verse forzado a salir del mercado (comprar la acción de vuelta) para evitar pérdidas adicionales.

En esencia, vender una acción es una apuesta en contra del éxito de una empresa. Esto puede ser bastante arriesgado ya que cualquier noticia positiva tiene el potencial de impulsar el precio de una acción y afectar negativamente a los que optaron por ir en corto en ella. Debido a estos riesgos, los grandes fondos de cobertura y los inversores institucionales son los que suelen tomar grandes posiciones cortas en los mercados.

GAMESTOP

Al igual que muchas empresas que están financieramente amenazadas, GameStop ($GME) era una de las apuestas cortas más frecuentes entre algunos fondos de cobertura de los Estados Unidos desde el año pasado. Sin embargo, estos inversores no contaban con que una ola de operadores minoristas, que se ha formado en los últimos años en diversas redes sociales para discutir y promocionar diferentes acciones, disparara el interés por comprar GME de manera masiva.

Este interés impulsó a las acciones de la empresa que, a su vez, atrajo a más y más compradores al mercado que querían aprovechar el repentino salto del precio de los títulos de GameStop. La fuerte especulación y la subida vertical de las acciones forzó a los vendedores de GME, incluyendo los fondos de cobertura, a abandonar sus posiciones cortas para evitar pérdidas millonarias, provocando lo que se conoce como un “short squeeze”.

Un estrangulamiento de las posiciones cortas (short squeeze) se produce cuando el precio de un activo sube drásticamente, obligando a los operadores que habían apostado que caería a comprarlo para evitar pérdidas aún mayores. Estas compras adicionales acaban alimentado a la presión alcista sobre el precio de la acción.

Para el desencanto de muchos, vale la pena recordar que un “short squeeze” suele terminar con una caída de la cotización hasta donde estaba antes de la fiebre compradora. De hecho, si la historia sirve de guía, ninguna acción puede subir eternamente y, con el tiempo, su precio tiende a reflejar la salud financiera de la empresa que representan.

Te puede interesar: El S&P 500, Dow Jones y Nasdaq repuntan a pesar de las advertencias de la Fed

GRÁFICO DIARIO – GAMESTOP (28 DE ENERO, 2021)

HERRAMIENTAS DE FORMACIÓN PARA TRADERS

  • Descarga una de nuestras guías de trading para descubrir algunas técnicas sobre como operar más eficientemente en los mercados financieros.
  • ¿Cuáles son los errores más comunes del trading? Descarga, de manera gratuita, nuestra guía completa sobre los rasgos de los operadores financieros exitosos.
  • Los datos del posicionamiento de los clientes de IG ofrecen información valiosa sobre el sentimiento del mercado. Reclama aquí tu guía gratuita sobre cómo utilizar este importante indicador de trading.

Escrito por Daniel Castaño, Equipo de Investigación

Sígueme en Twitter: @DCastanoFX

Leave a Reply