Las bajas tasas de interés y el lento crecimiento pueden llevar a guerras de divisas

I N 2010, AS la crisis de deuda soberana de la zona euro se agravó, el euro cayó bruscamente, de $ 1.45 a $ 1.19. Pronto la charla en América fue de una segunda ronda de flexibilización cuantitativa por parte de la Reserva Federal. ¿Fue esta una coincidencia? Muchos en la tierra del euro no pensaban. QE2 como se conoció, les pareció en su mayor parte un medio para un dólar más débil. Las quejas fueron más allá de Europa. En septiembre, Guido Mantega, el ministro de finanzas de Brasil, dijo que su país estaba bajo fuego en una guerra internacional de divisas.

Ahora la panza proviene de América. El 18 de junio, Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo ( BCE ), dijo en una conferencia en Sintra, Portugal, que el banco estaba dispuesto a relajar aún más su política monetaria si la economía de la zona euro no mejora. Los rendimientos de los bonos cayeron. Lo mismo hizo el euro. El presidente Donald Trump llevó a Twitter para denunciar al Sr. Draghi por la manipulación "injusta" de la moneda. A principios de este mes, Steven Mnuchin, el secretario del Tesoro de Trump, había disparado un tiro de advertencia en dirección a Beijing sobre política monetaria. Si China dejaba de intentar apoyar el yuan, parecía sugerir, podría entenderse como un esfuerzo por debilitarlo.

Las armas han sido enfundadas de nuevo. La perspectiva de un pow-wow entre Trump y Xi Jinping, presidente de China, en una cumbre de G20 en Osaka a finales de este mes ha generado la esperanza de que, como mínimo, la guerra comercial entre sus dos países no escalar Una tregua comercial también debería enfriar la guerra de palabras sobre los tipos de cambio, pero no por mucho tiempo. Las tasas de interés son bajas. El uso de la política fiscal está limitado por la política o la carga de la deuda. Una moneda más barata es una de las pocas formas que quedan para mejorar una economía. Un mundo de lento crecimiento PIB es uno que está preparado para una guerra de divisas.

A pesar de los mejores esfuerzos del Sr. Draghi, el tipo de cambio a observar es el dólar-yuan, no el euro-dólar. El yuan establece cada vez más el tono para las monedas globales y, por extensión, para los mercados financieros. China ha permitido que su moneda responda un poco a las presiones del mercado desde agosto de 2015. Pero se ha mantenido en un rango de cotización bastante ajustado frente al dólar (ver gráfico). Estos pequeños cambios importan. Las monedas de los grandes socios comerciales de China, como el euro, se han visto atrapadas en las cambiantes mareas del yuan, aumentando y disminuyendo la simpatía. Siete yuanes por dólar han sido vistos como un umbral importante. Si el yuan rompiera ese nivel, seguramente arrastraría otras monedas hacia abajo.

Cualquier indicio de que Pekín podría estar preparado para dejar que el yuan vaya más allá de siete es significativo. Simon Derrick de BNY Mellon señala dos desarrollos al respecto. La primera es la publicación a fines de mayo de un artículo aparentemente bien provisto en South China Morning Post sobre negociaciones comerciales con Estados Unidos. Un punto de fricción, decía, era el yuan. China favorece la "flexibilidad" de la moneda, no para una ventaja de exportación sino para garantizar la estabilidad. América es antipática. Luego, el 7 de junio, el gobernador del banco central de China, Yi Gang, le dijo a Bloomberg que era deseable una moneda flexible ya que "proporciona un estabilizador automático para la economía". También insinuó que no había una línea roja a las siete.

Hay una lógica alucinante en las guerras de divisas. Los ganadores son las monedas que caen en valor. En una carrera hacia el fondo, los inversores buscan respaldar a los perdedores. En tiempos difíciles, buscarán los típicos agujeros de buey: el yen, el franco suizo y el oro, todos los cuales han sido levantados por la ansiedad de la guerra comercial. El dólar se mantiene fuerte porque Estados Unidos tiene altas tasas de interés, según los estándares del mundo rico, y una economía fuerte. Pero cuando el crecimiento se desacelera y las tasas de interés caen, dice Kit Juckes, de Société Générale, un banco francés, entran en juego otros factores. Estos incluyen balances comerciales y valoración.

Se destaca el yen. Japón tiene un superávit en cuenta corriente. Y el yen es barato según las medidas de paridad de poder de compra, incluidos los indicadores aproximados, como el índice Big Mac de The Economist . El franco suizo también está respaldado por un fuerte superávit en cuenta corriente, aunque parezca caro. El oro se registra principalmente porque hay muy pocas alternativas buenas para mantener dólares.

En 2010, el dólar barato molestó a todos fuera de Estados Unidos. Ahora el querido dólar molesta a América, o al menos a su presidente. En la guerra de divisas de lento desarrollo, Estados Unidos es a la vez víctima y perpetrador. "Si inicia una guerra comercial con sus principales socios comerciales, ellos obtienen una moneda débil y usted obtiene una fuerte", dice el Sr. Juckes. Si el señor Trump quiere un dólar más barato, declarar la paz comercial podría ser la mejor manera de obtenerlo. De lo contrario, Estados Unidos se arriesga a emprender una guerra de divisas contra sí mismo.

https://www.economist.com/finance-and-economics/2019/06/22/low-interest-rates-and-sluggish-growth-may-lead-to-currency-wars

One Response

  1. Manuela enero 10, 2020

Leave a Reply