El Tesoro es responsable de la política de tipo de cambio, dice el jefe de la Fed

El presidente Donald Trump quiere un dólar más débil para ayudar a impulsar las exportaciones, y cuenta con la Reserva Federal para que eso suceda. Pero el presidente del banco central, Jerome Powell, ha dejado claro que no es su trabajo.
Es un nuevo giro en la campaña de presión más amplia que el presidente ha puesto sobre la base de Powell para reducir las tasas de interés para dinamizar el mercado de valores y impulsar el crecimiento.
El enfoque de Trump en el dólar surgió la semana pasada después de que el Banco Central Europeo dijo que podría suavizar la política, lo que provocó que el euro cayera frente al dólar. Trump aprovechó la medida para decir el 18 de junio que el hecho de que la Fed no redujera las tasas estaba poniendo a los exportadores estadounidenses en una desventaja competitiva. Más tarde, el 26 de junio pensó que preferiría que el presidente del BCE, Mario Draghi, dirigiera la Fed.
Powell, una vez más, se encuentra a la defensiva, tratando de proteger a la Fed de la influencia política. Desvió las llamadas de Trump a la administración.
"El Departamento del Tesoro, la administración, es responsable de la política de tipo de cambio, punto final", dijo Powell el 25 de junio en respuesta a una pregunta de la audiencia después de un discurso en Nueva York. "No comentamos sobre el nivel del dólar. Ciertamente no apuntamos al nivel del dólar. Nos enfocamos en las condiciones económicas y financieras domésticas como lo hacen otros bancos centrales ".
Trump ha explorado opciones para eliminar o degradar a Powell por las decisiones sobre tasas de interés de la Reserva Federal, que según el presidente han obstaculizado el crecimiento. Y los comentarios sobre la moneda ofrecen otro punto de tensión entre el líder más poderoso del mundo y su banquero central más influyente.
La semana pasada, Trump acusó a Europa y China de debilitar sus monedas para obtener una ventaja competitiva. Algunos bancos de Wall Street están cuestionando si Estados Unidos podría intervenir en los mercados de divisas.
"No se equivoquen al respecto, lo que están haciendo Draghi y otros bancos centrales es lo mismo que lo que está haciendo China: debilitar sus monedas", dijo Dan DiMicco, quien fue asesor de la campaña de Trump y de la transición presidencial y ahora se encuentra en un comercio de administración. Comite de prevencion.
La administración Trump se ha desviado desde el principio de una política de 20 años de que un dólar fuerte estaba en el mejor interés de la nación. El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, dijo en 2017 que un "dólar excesivamente fuerte" podría tener efectos negativos en la economía estadounidense, y Trump ha hecho comentarios similares desde que asumió el cargo.
"Los repetidos e intensos comentarios del presidente me llevan a creer que ya no estamos siguiendo una política de dólar fuerte", dijo Nathan Sheets, economista jefe de PGIM Fixed Income y ex funcionario del Tesoro de la administración de Obama.
“Este es un nuevo capítulo distinto en la gestión y estrategia de la moneda de EE. UU.
El mantra del dólar fuerte fue desarrollado por el entonces Secretario del Tesoro, Robert Rubin, en 1995. Lo que lo sustenta es la opinión de que una moneda sólida refleja una economía saludable y refuerza la demanda externa de deuda de los Estados Unidos al reducir la posibilidad de pérdidas monetarias.
Si bien un dólar más fuerte ayuda a los consumidores estadounidenses al reducir el costo de las importaciones, también agrava las luchas de los fabricantes al hacer que las exportaciones sean menos competitivas.
Trump tiene un partidario poco probable para querer un dólar más débil: la senadora Elizabeth Warren, la demócrata de Massachusetts que se postula para presidente. Ella propone "administrar activamente" el dólar para contrarrestar los movimientos de los inversionistas extranjeros y los bancos centrales.
Las ideas de Trump y Warren "en gran medida podrían desencadenar una guerra de divisas", dijo Fred Bergsten, economista y autor de El Dilema del Dólar. Pero aquellos que defienden que un dólar más débil es mejor para Estados Unidos dicen que el gobierno del ex presidente Ronald Reagan pudo hacerlo en la década de 1980 sin destruir la fe en el dólar.
En 1985, los Estados Unidos trabajaron con cinco países, entre ellos Alemania y Japón, para debilitar el dólar en lo que se llamó el Acuerdo de la Plaza. Pero tal acuerdo es poco probable bajo la administración de Trump, dijo un alto funcionario de la Casa Blanca.
"Nuestra posición internacional es tan débil e incoherente que los Estados Unidos no pueden hacer algo así", dijo Steve Hanke, economista de la Universidad Johns Hopkins.
Sin embargo, Trump cree que los países manipulan su tipo de cambio a través de la política monetaria, dijo el funcionario, razón por la cual el presidente recurre a la Fed en busca de ayuda.

https://www.gulf-times.com/story/635338/Treasury-is-responsible-for-exchange-rate-policy-s

Leave a Reply