Continúan los esfuerzos para encontrar alternativas al USD para transacciones internacionales

Shah Md Ahsan Habib |

Publicado:

03 de enero de 2020 20:34:37



<! –

->

A nivel mundial, algunas economías como China, Rusia, Japón y grupos de países como la Unión Europea (UE) o la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), etc., continúan con sus esfuerzos para internacionalizar sus monedas o encontrar alternativas al Dólar estadounidense ( USD) para transacciones internacionales. Incluso hay pensamientos de considerar el oro o los Derechos Especiales de Giro (DEG) como medios de transacciones internacionales. Existen varios esfuerzos e iniciativas para utilizar monedas alternativas como parte de acuerdos bilaterales y multilaterales. En marzo de 2009, China y Rusia pidieron una nueva moneda global. Querían que el mundo creara una moneda de reserva que esté desconectada de las naciones individuales y que pueda mantenerse estable a largo plazo, eliminando así las deficiencias inherentes causadas por el uso de monedas nacionales basadas en el crédito. China también pidió al Fondo Monetario Internacional (FMI) que desarrolle una moneda para reemplazar al USD para las transacciones internacionales.

Uno de estos movimientos se conoce como 'Alianza Anti-Dólar' que comprende los esfuerzos de Rusia, China y Ecuador. Rusia y China han estado buscando formas de llevar a cabo reformas para excluir al USD en sus transacciones transfronterizas. Esto fue parte de la idea de Rusia de formar un foro económico conocido popularmente como 'Estrategia Euroasiática'. En mayo de 2014, después de casi diez años de negociaciones, ambos países dieron un paso importante hacia la subvaloración del USD cuando Rusia firmó un acuerdo masivo de gas natural de 30 años con China valorado en más de USD400 mil millones. Durante el período de este histórico acuerdo energético, el más grande en la historia de la industria del gas natural, el banco más grande de Rusia, el estatal Sberbank, comenzó a emitir cartas de crédito para sus clientes corporativos en la moneda china, y una gran institución financiera rusa. firmó un acuerdo con el Banco Central de China para evitar USD y pagarse en monedas nacionales.

Ecuador, Cuba y Bolivia hicieron varios esfuerzos para desarrollar monedas alternativas y sistemas de pago. Especialmente, las medidas de Ecuador fueron particularmente notables que incluyeron reformas contra estrategias implementadas por instituciones multilaterales con sede en Estados Unidos, a saber, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial. Irán, por ejemplo, firmó varias líneas de crédito con el banco central de Ecuador en 2008 a pesar de las sanciones internacionales impuestas a la República Islámica; Bielorrusia se convirtió en el socio económico en la creciente lista de países no alineados de Ecuador, creando una comisión de cooperación económica en cada país; y en 2008, se formó una alianza estratégica con Beijing a través de varios acuerdos energéticos.

El gobierno ecuatoriano inició la implementación de su nueva moneda digital estatal (SDE) en diciembre de 2014, permitiendo a los usuarios calificados configurar cuentas y comenzar a usar esta moneda electrónica como medio de transacción. Si bien está diseñada para respaldar el sistema monetario existente basado en el Dólar en Ecuador, la decisión de crear una nueva forma de dinero electrónico en lugar de adoptar un sistema de pago móvil llevó a algunos analistas a sospechar que el objetivo real era volcar el USD.

Si bien los acuerdos comerciales y el crédito corporativo son pasos para eludir el Dólar estadounidense, tal vez la iniciativa más ambiciosa perseguida por Rusia y China hasta la fecha son los intentos de construir una alternativa viable al sistema de SWIFT (Sociedad Internacional de Telecomunicaciones Financieras Interbancarias) con sede en Bruselas. En octubre de 2015, el banco central de China lanzó el 'Sistema Internacional de Pagos de China (CIPS)' en un paso importante para facilitar las transacciones de compensación del Yuan, reforzando la búsqueda de China de internacionalizar su moneda y desafiar la primacía del USD en las finanzas mundiales con el objetivo de reducir las transacciones costos y tiempos de procesamiento, y para respaldar la liquidación comercial de bienes y servicios transfronterizos, la inversión directa, así como la financiación de transferencias de fondos. Del mismo modo, el banco central de Rusia lanzó un sistema de pago nacional similar a SWIFT para las transacciones de Visa y MasterCard para que Occidente no pueda bloquear las tarjetas mediante sanciones financieras.

Con respecto a las iniciativas bilaterales, en diciembre de 2011, China y Japón acordaron usar sus propias monedas en el comercio bilateral. Japón también decidió comprar bonos chinos, lo que le permitió acumular más renminbi en sus reservas de divisas. China y Japón se propusieron promover el intercambio directo de sus monedas en un intento por reducir los costos para las empresas e impulsar el comercio bilateral. El acuerdo permitió a las empresas convertir monedas chinas y japonesas directamente entre sí. Antes de eso, las empresas de ambos países necesitaban comprar USD antes de convertirlas a la moneda deseada, agregando costos adicionales.

En marzo de 2012, se firmaron acuerdos entre los países BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) para promover el uso de sus propias monedas nacionales al comerciar entre sí. Según el acuerdo, los cinco países debían inyectar un mayor impulso económico en su agrupación mediante la firma de dos pactos para promover el comercio intra-BRICS y las facilidades de crédito en moneda local para las empresas en los países BRICS.

China tenía un acuerdo bilateral para utilizar la moneda local con los socios comerciales de África y los Emiratos Árabes Unidos (EAU). China y los Emiratos Árabes Unidos acordaron usar sus propias monedas en las transacciones petroleras, lo que fue considerado por muchos como una amenaza para el sistema de petroDólares.

Irán fue una de las naciones más agresivas cuando se alejó del USD en el comercio internacional. Se ha informado que Irán utilizó el trueque, el pago en moneda local, etc., evitando el USD en respuesta a la sanción de los Estados Unidos.

Europa también ha estado activa para encontrar una alternativa al USD para las transacciones internacionales que se intensificaron especialmente después de varias sanciones y decisiones unilaterales de los Estados Unidos con respecto a las transacciones comerciales y financieras mundiales.

Las Naciones Unidas han estado emitiendo informes que exigen abiertamente una alternativa al USD como la moneda de reserva del mundo. Y el FMI también publicó varios informes pidiendo que el USD sea reemplazado como la moneda de reserva del mundo. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos realizados a lo largo de los años, el Euro, el yuan o el yen no podían convertirse en las alternativas realistas del Dólar.

El uso de moneda extranjera implica costos asociados con las transacciones y puede haber riesgos de tipo de cambio. Es obvio que cuando una alta proporción del comercio de un país se factura en Dólares estadounidenses, los movimientos en su tipo de cambio de moneda frente a otros países se vuelven mucho menos significativos, incluso si son socios comerciales importantes. El tipo de cambio del USD reemplaza al tipo de cambio ponderado por el comercio como el principal indicador de la competitividad del país y los términos de intercambio entre el país y sus socios comerciales. Un USD fuerte aumenta automáticamente los precios de importación y reduce los precios de exportación en moneda local, incluso si otras relaciones de tipo de cambio se mueven en la dirección opuesta. Por lo tanto, a nivel de país individual, un aumento del USD debería deprimir las importaciones y aumentar las exportaciones. Una investigación reciente muestra que si la tasa de cambio del USD se aprecia en un promedio de 1.0 por ciento frente a todas las demás monedas del mundo, dentro de un año habrá una disminución de 0.6-0.8 por ciento en el volumen del comercio total entre países en el resto del mundo.

Se espera que diferentes esquemas monetarios bilaterales y multilaterales mitiguen los riesgos asociados con los intentos independientes de internacionalizar las monedas no convertibles. También podría reducir la dependencia del USD, salvaguardar contra los efectos financieros externos y profundizar la integración comercial y financiera en cualquier región. Tanto la teoría como la experiencia pasada sugieren que los países que desean internacionalizar sus monedas primero deben satisfacer un conjunto de condiciones previas, incluida la reforma financiera que comprende la liberalización de los mercados financieros, la desregulación de las transacciones de la cuenta de capital y hacer que sus monedas sean convertibles. El banco central de China estaba lejos de cumplir estas condiciones al momento de embarcarse en la internacionalización del RMB.

La introducción de un sistema monetario alternativo puede brindar varios beneficios a los países participantes, similares a los que disfrutan los países con una moneda internacionalizada, como los bajos costos de transacción y el riesgo de tipo de cambio reducido, y la capacidad de emitir deuda internacional en sus propias monedas. Sin embargo, los países participantes también tendrían que soportar costos sustanciales, ya que están expuestos a una serie de riesgos, además de las dificultades que los países con una moneda internacionalizada a menudo enfrentan. Estos incluyen complicaciones de la gestión monetaria y la tensión de la capacidad del sistema financiero interno para absorber el flujo de capital debido al potencial de una mayor volatilidad y grandes cambios en la actividad de la cartera. Un riesgo potencial es que, dado que los comerciantes son libres de elegir la moneda que prefieran, pueden discriminar las monedas no convertibles en favor de una moneda en particular en sus acuerdos comerciales. Otro riesgo es el problema de eliminar los desequilibrios en las salidas y entradas de divisas derivadas de los déficit o excedentes comerciales de los países participantes. Si un miembro tiene un déficit persistente en su cuenta comercial, entonces el sistema puede sufrir tensión en ausencia de un mecanismo de ajuste para controlar el flujo. Además, la apertura de la cuenta de capital en el camino hacia la internalización de una moneda puede resultar muy arriesgada.

Shah Md Ahsan Habib es profesor y director (formación) en el Instituto de Gestión Bancaria de Bangladesh (BIBM).

[email protected]

<! –

->
                            <! –

->
                            <! –
->
                            <! –

->
                            <! –

->
                            <! –

->

Fuente

Leave a Reply