Repsol gana 1.466 millones y confirma su dividendo de 1 euro por acción

Repsol obtuvo un beneficio neto de 1.466 millones de euros en los primeros nueve meses del año, un 32,4% menos que en el mismo periodo del año anterior, por la caída de los precios del crudo y el gas, y la ausencia de las plusvalías que tuvo el año pasado por la venta de su participación en Gas Natural Fenosa. La petrolera reacciona en bolsa a estas cifras con caídas del 0,89%.

Según ha informado este jueves la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el beneficio neto ajustado, el que mide especificamente el comportamiento de los negocios, se situó en 1.637 millones de euros, un 4,8 % menos.

La ausencia de plusvalías como fue el año pasado la venta de la participación de Repsol en Gas Natural Fenosa (hoy Naturgy) y la menor valoración que ahora tienen los inventarios de hidrocarburos, debido a la caída de los precios del crudo, tuvieron un efecto negativo de más de 600 millones de euros respecto al año anterior.

La petrolera asegura la «fortaleza de la caja libre y de los resultados de la compañía» han hecho posible que se haya podido aumentar la retribución al accionista a través de una amortización de un 5% del capital social, lo que se añadirá a las amortizaciones realizadas con motivo de los diferentes scrip dividend. Esta decisión se suma a la mejora acordada para el dividendo que, con un incremento anualizado del 8% respecto a 2017, alcanzará 1 euro bruto por acción en 2020, bajo la fórmula del scrip dividend y la reducción de capital correspondiente para evitar cualquier dilución. 

Caída de los precios del petróleo

El resultado bruto de explotación (ebitda) fue de 5.309 millones de euros, un 9% menos, mientras que el ebitda ajustado ascendió a 5.386 millones, un 1,3 % menos. Repsol ha señalado que los resultados vienen marcados por un contexto de caída de los precios de las materias primas respecto a 2018, con un entorno débil para el refino y la actividad de Libia suspendida durante parte del año.

Asimismo, la compañía de hidrocarburos ha visto impactados sus resultados por la ausencia este año de la plusvalía que obtuvo por la venta de su participación en Gas Natural Fenosa el año pasado, que fue de 344 millones de euros, así como por la valoración de los inventarios de hidrocarburos que almacena, que se ha depreciado por los menores precios del crudo de este año y que ha tenido un impacto en las cuentas de 329 millones de euros.

La producción media de los primeros nueve meses del año se situó en 702.000 barriles equivalentes de petróleo al día, un 1,6 % menos que en el mismo periodo del año anterior, debido a las interrupciones temporales de la actividad en Libia, los trabajos de mantenimiento en Trinidad y Tobago, la desinversión en Midcontinent (Estados Unidos) y el vencimiento de la licencia de Jambi Merang (Indonesia).

Por áreas de negocio, el beneficio neto ajustado de la actividad de «upstream» (exploración y producción) fue de 864 millones de euros, un 14,9 % menos que el año anterior, influido por los menores precios del crudo y del gas, y por las paradas de producción en Libia.

En el área de «downstream» (refino y comercialización) el resultado neto ajustado cayó un 1 %, hasta los 1.087 millones de euros, en un entorno internacional adverso para el refino, aunque los negocios de química, «trading» y movilidad tuvieron un comportamiento más positivo.

Durante los nueve primeros meses del año, el área de refino realizó paradas programadas en las refinerías de Bilbao y A Coruña, con una inversión conjunta de 112 millones de euros, y en noviembre Repsol hará en la de Puertollano (Ciudad Real) la última parada programada del año.

En el negocio de electricidad y gas, Repsol cuenta ya con 965.000 clientes y en generación ha incorporado a su cartera de activos tres nuevos proyectos renovables, dos eólicos y uno solar, que una vez desarrollados sumarán una capacidad de aproximadamente 800 megavatios (MW).

Asimismo, Repsol ha inaugurado este año puntos de recarga ultrarápida para vehículos en dos de sus estaciones de servicio. La deuda neta del grupo ascendía al finalizar septiembre a 3.836 millones de euros, un 66,5 % más que un año antes, aunque si se suma el impacto de la nueva norma contable NIIF 16 -con la que se incluyen los arrendamientos-, se eleva a 7.751 millones de euros.

Leave a Reply