Los nuevos nombres de la Unión Europea: Lagarde al BCE y Von der Leyen a la CE

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, hizo públicos los nuevos nombramientos para dirigir la cúpula de la Unión Europea. Christine Lagarde, ex directora del Fondo Monetario Internacional (FMI) será la primera mujer en dirigir el Banco Central Europeo (BCE). La ministra de Defensa de Alemania, Ursula Von der Leyen, será la encargada de presidir la Comisión Europea. El ex ministro de Asuntos Exteriores español, Josep Borrell, será el alto representante de Política Exterior de la Unión Europea y Charles Michel, hasta ahora primer ministro en funciones de Bélgica, sustituirá al propio Tusk en la presidencia del Consejo

La exministra de Economía y Finanzas francesa Christine Lagarde, liberal convencida, se convirtió en 2011 en la primera mujer al frente del Fondo Monetario Internacional (FMI) al sustituir a Dominique Strauss-Kahn, otro antiguo ministro francés que tuvo que dimitir enfangado en un escándalo sexual, y será de nuevo pionera reemplazando al italiano Mario Draghi al frente del BCE. Para evitar que Francia perdiera un puesto internacional tan relevante como el de director del FMI ante el escándalo de Strauss-Kahn, el ex presidente Nicolas Sarkozy la propulsó para reemplazarlo en julio de ese año y desde entonces pocos son los que han lamentado públicamente su decisión. Cuando terminó su primer mandato cinco años después, tras haber intervenido en primera línea en la gestión de las crisis de la deuda en la zona euro, fue reelegida por consenso, sin que ningún otro candidato se hubiera presentado.

La nueva presidenta de la Comisión Europea es la actual ministra de Defensa germana. Madre de siete hijos y miembro del partido democristiano alemán CDU, Von der Leyen se convertirá en la primera mujer que presida la Comisión Europea. Sin embargo, su nombramiento no ha contado con el respaldo de Alemania en la votación, único país que ha optado por la abstención, debido a que la titular de Defensa no cuenta con el visto bueno de los socialdemócratas germanos. La propuesta de Von der Leyen fue una maniobra de la canciller Angela Merkel, que considera a la ministra una de sus grandes aliadas y a la que ve como su futura sucesora. En 2015, Von der Leyen fue acusada de copiar su tesis doctoral. La conservadora aterriza en la primera línea de la política europea en medio de la llamada «crisis de los asesores», uno de los últimos escándalos surgidos en Alemania y por el cual el ministerio de Defensa habría adjudicado de forma fraudulenta una serie de contratos valorados en millones de euros. 

Josep Borrell, hasta ahora ministro de Asuntos Exteriores español, se convertirá en el jefe de la diplomacia europea tras ser nombrado alto representante de Política Exterior de la UE. Borrell cuenta con una dilatada trayectoria política dentro del bloque comunitario. Participó en la redacción de la Constitución Europea en 2002, mismo año en el que encabezó las listas del PSOE a las elecciones europeas y lo que propició su primera incursión como diputado. Entre 2004 y 2007 ejerció como presidente del Parlamento Europeo. El 7 de junio de 2018 se convirtió en ministro de Asuntos Exteriores en el Gobierno de Pedro Sánchez, habiendo ocupado la cartera de Obras Públicas y Transporte en dos etapas distintas entre 1991 y 1996, durante el mandato del también socialista Alfonso Guerra. Sánchez se refirió al nuevo nombramiento de Borrell en su cuenta de Twitter. «España vuelve a la UE. Magnífica noticia para nuestro país y para Europa», señaló el presidente español. 

Finalmente, el relevo de Tusk en la presidencia del Consejo será el primer ministro en funciones de Bélgica. Michel, presidente de Movimiento Reformador, el partido liberal belga, fue ministro de Cooperación y Desarrollo del país entre 2007 y 2014. En octubre del mismo año y tras varios meses de inestabilidad al no conformarse un Ejecutivo, los principales partidos alcanzaron un acuerdo para que Michel liderase el nuevo Gobierno. El pasado 18 de diciembre, el mandatario anunció su dimisión como resultado de una crisis política derivada de la ratificación del Pacto Migratorio por parte de la ONU. La ruptura entonces con Nueva Alianza Flamenca, el ganador de las elecciones de 2014 con un 20,3% de los votos, fue determinante para que Michel tuviera que buscar nuevos socios que finalmente no encontró. Tras presentar su renuncia al monarca Felipe de Bélgica, Michel asumió el cargo en funciones mientras se desbloquea la situación en el país. 

Con los nuevos cargos, Francia y Alemania se reparten una mayor presencia en las instituciones europeas. El presidente galo, Emmanuel Macron, celebró el acuerdo y aseguró que «no divide a Europa, ni política ni geográficamente» para remarcar que el resultado es «extremadamente positivo». Italia ha sido otro de los países que más ha celebrado los nuevos cargos, en especial la nueva posición de Lagarde. El Gobierno de Giuseppe Conte, enquistado en una deuda del 135% de su Producto Interior Bruto (PIB) temía especialmente la designación del alemán Jens Weidmann al frente del BCE, por lo que finalmente podrá encontrar en la francesa una serie de políticas monetarias más laxas. 

Leave a Reply