Qué pasó con el dólar después de las últimas ocho elecciones presidenciales


Desde el retorno de la democracia, hubo seis presidentes electos; todos consideraron el manejo de la divisa estadounidense como un eje central -y a veces muy problemático- de sus gobierno Fuente: Archivo

En la previa de las elecciones presidenciales, el futuro del dólar es un elemento de preocupación en los mercados. Desde el retorno a la democracia, los seis presidentes que llegaron al sillón de Rivadavia por el voto en las urnas -entre ellos hay dos reelecciones- debieron implementar estrategias para mantener la variable alineada a su planes económicos. Hubo quienes optaron por controles fuertes, quienes dejaron fluctuar a la divisa y quienes apostaron por un tipo de cambio fijo. De 1983 a hoy, qué ocurrió con el dólar después de las elecciones.

Ricardo Alfonsín: el regreso de la democracia en 1983


En junio de 1985 Raúl Alfonsín lanzó el Plan Austral, un programa de shock para contener la inflación Fuente: Archivo

Cuando Alfonsín llegó a la Casa Rosada luego de
siete años de dictadura militar, la situación económica era desafiante. La
deuda externa superaba los dos tercios del PBI (era de más de US$45.000 millones), el Banco Central no tenía reservas, la desocupación estaba por encima de los dos dígitos y la pobreza había alcanzado el 21%.

Al momento de asumir, el 10 de diciembre de 1983, el dólar equivalía a $20,74 pesos argentinos, según registros del Banco Central. Sin embargo, la dinámica inflacionaria (en 1984 llegó al 625%)
erosionó su poder adquisitivo y llevó al Gobierno a un cambio de rumbo.

En junio de 1985, lanzó el Plan Austral, un
programa de
shock para contener la inflación
que introdujo al austral como moneda. Al momento de su puesta en marcha, valía 0,88 centavos de dólar. Dicho de otra manera, un dólar costaba 1,13 australes.

El austral comenzó con buen pie. Pese a que logró su misión en una primera instancia, la inflación volvió a acelerarse en los años siguientes (en agosto de 1987 era del 27%) hasta llegar a la
híper de 1989. De forma adelantada, debió entregar la presidencia al peronista Carlos Menem.

Menem: atarse al dólar para lograr la estabilidad


Carlos Menem nombró a Domingo Cavallo como ministro de Economía, quien dio forma a la Ley de Convertibilidad Fuente: Archivo

En el primer día hábil del riojano como presidente,
un dólar equivalía a 65 australes. Con una dinámica inflacionaria incontenible en sus primeros años de mandato, la moneda continuaría perdiendo su valor. Desde el primer día del plan austral hasta el inicio de su gestión el salto del tipo de cambio superó el 57.000%.

Orlando Ferreres fue el primer viceministro de Economía de Menem y tuvo un rol importante en el Palacio de Hacienda tras el fallecimiento del ministro Miguel Ángel Roig, a los cinco días de asumir. «Enfrentamos la hiperinflación que tuvo lugar después de la salida de Alfonsín, que fue de 295% en un mes y equivaldría a 45.500.000% si se anualizara. Fue la inflación más alta en toda la historia Argentina», recuerda Ferreres en diálogo con
LA NACION.

En aquellos años, asegura, el déficit fiscal llegó al 23% del PBI. «Fue una época de gran emisión y expansión monetaria sin relación con la producción», plantea Ferreres. En aquel momento, junto a su equipo diagramaron un modelo matemático para definir el rumbo de variables como el tipo de cambio, los salarios y los precios. «En una sola noche, se definió que el precio de la nafta pasó de 2 a 25 australes», ilustra sobre la dinámica hiperinflacionaria.

La suba de precios siguió siendo un problema durante algún tiempo más para ese gobierno, que tuvo como ministros sucesivos a Néstor Rapanelli y Erman González. En ese escenario, el presidente nombró en 1991 como ministro de Economía a Domingo Cavallo, quien dio forma a la
Ley de Convertibilidad. Con este esquema, se introdujo una nueva moneda, el peso convertible, que ató su valor al dólar. Para reemplazar a la moneda circulante hasta entonces, se tomó una equivalencia de 10.000 australes por peso.

La
paridad peso-dólar permitió una rápida baja de la inflación y estabilización inicial de algunas variables económicas, aunque en el mediano plazo la Argentina entraría en una dinámica recesiva, con caída del nivel de actividad y crecimiento del desempleo. Con
tipo de cambio fijo, privatizaciones de empresas públicas y desregulaciones, Menem logró su reelección en 1995.

La Alianza: el final de un modelo


Fernando de la Rúa mantuvo en primera instancia el «uno a uno», pero fue cada vez más difícil de sostener Fuente: Archivo

Como prometió en campaña, el radical Fernando De la Rúa mantuvo el uno a uno en su gestión, pero el esquema resultó cada vez más difícil de sostener en un contexto de
caída en el nivel de actividad, déficit fiscal y aumento de la deuda.

En marzo de 2001, el presidente radical convocó nuevamente a Cavallo para conducir el Palacio de Hacienda. El
corralito bancario impuesto el 1° de diciembre, que implicó restricciones al retiro de depósitos bancarios y la prohibición de envío de dinero al exterior, precipitó la caída del Gobierno y la renuncia del presidente el 20 de diciembre de 2001. En la práctica,
el uno a uno había quedado en el olvido, y el peso comenzaba una paulatina devaluación.

Luego de una breve presidencia de Adolfo Rodríguez Saá, quien
anunció el default de la deuda externa, Eduardo Duhalde desembarcó en la Casa Rosada y anunció un tipo de cambio de $1,40. Las
deudas en dólares se pesificaron uno a uno, mientras que los depósitos en moneda extranjera se convirtieron a $1,40 por dólar. En la calle, mientras tanto, la cotización del dólar superaba los $1,95.

Durante la presidencia de Duhalde, el
tipo de cambio siguió en alza y llegó a tocar los $4, aunque luego retrocedió. En las elecciones presidenciales del 23 de abril (Menem obtuvo el 24,45% de los votos, Néstor Kirchner, el 22,25%) el tipo de cambio oficial era de $2,86, valor que refleja un salto de casi el 200% en menos de dos años.

Néstor Kirchner: superávit y un dólar a $3


Néstor Kirchner asumió con un dólar a $2,85 y lo dejó en torno a los $3,10 Fuente: Archivo

En mayo de 2003, cuando Carlos Menem ya había anunciado su decisión de bajarse de la segunda vuelta, el flamante presidente electo Néstor Kirchner daba sus primeras definiciones económicas. »
El dólar a $3 está bien para la Argentina», aseguraba.

Al momento en que el santacruceño llegó a la Casa Rosada, el 25 de mayo de 2003, el dólar valía $2,87. La estabilidad cambiaria marcó su gestión, caracterizada por superávit comercial -se combinaron mejoras en los precios internacionales de las commodities y la competitividad ganada tras la devaluación- y el fiscal. Al fin de su presidencia, el dólar estaba a $3,14.

«Al principio hubo un proceso recesivo tremendo, que empezó en el segundo semestre de 1998 y terminó en 2003. La crisis no fue por escasez de dólares sino por la profundidad de la recesión y una mala programación de vencimientos de deuda que se amontonaron a partir de 2000 y fueron imposibles de pagar», afirmó Miguel Ángel Pesce, vicepresidente del Banco Central entre septiembre de 2004 y diciembre de 2015.

«A partir de 2002, además, tuviste un contexto de default, donde no pagabas la deuda y juntabas reservas. Además, a partir de 2004 empiezan a subir las commodities y su precio escala hasta la crisis de 2008/2009, se toma un descanso y vuelve a trepar hasta 2011. Así, la Argentina llegó ese año a exportar US$84.000 millones», añade el economista, quien hoy integra los equipos de Alberto Fernández.

Cristina Fernández de Kirchner: la instauración del cepo


Cristina Fernández de Kirchner gobernó durante ocho años en los que el dólar oficial pasó de valer $3,10 a $9,8, pero el salto fue mucho mayor en el segmento informal Fuente: Archivo

Cuando Cristina Fernández de Kirchner tomó de las manos de su marido y predecesor la banda presidencial,
en diciembre de 2007, el dólar cotizaba a $3,10. El traspaso de mando de un Kirchner al otro no presentaba un salto de continuidad y, por tanto, los mercados se mantuvieron calmos los primeros días, pero rápidamente se inició un ciclo que, más allá del posicionamiento político de «cuidar la moneda nacional», implicó una
fuerte devaluación del peso, dinámica que marcó sus ocho años de gestión.

En el primer mandato de Cristina Kirchner, la inflación comenzó a acelerarse. Luego del 9,8% en 2006, el IPC nunca bajó de los dos dígitos, mientras el Gobierno intervino el Indec para manipular las estadísticas oficiales. Esa dinámica se trasladó al dólar, que comenzó a subir.
En cuatro años, acumuló un salto del 38% y cerró ese mandato en $4,32.

Ya en 2011, días después de asumir su segundo mandato, la restricción externa y un creciente déficit fiscal condicionaban la estabilidad económica. En ese contexto, Cristina Kirchner impuso un cepo cambiario a partir de noviembre para evitar una mayor salida de divisas. Se trató de un control de compra de dólares que originalmente se presentó como una medida para transparentar el sistema, pero que, en concreto, limitaba el acceso a divisas a quienes quisieran comprarlo.

Eso generó el
desarrollo de un fuerte mercado paralelo y múltiples tipos de cambio (blue, contado con liquidación, etc.), con brechas que llegaron al 60%. Además, se implementaron cargos del 35% a las compras de pasajes y otros consumos en el exterior. Fernández de Kirchner le entregó el mando a Mauricio Macri el 10 de diciembre de 2015 con un dólar oficial en $9,8. El
blue, en cambio, pasaba los $14,50.

Mauricio Macri: del optimismo al FMI


Mauricio Macri eliminó el cepo en su primera semana de gobierno y el dólar pasó de $9,8 a $13,9 en un día Fuente: Archivo

Mauricio Macri asumió la presidencia el 10 de diciembre de 2015 y, antes de que pasara una semana, ya había cumplido con su promesa de
eliminar el cepo cambiario vigente desde el segundo mandato de Cristina Kirchner. El entonces ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, fue el encargado de comunicarlo y la divisa (que estaba por entonces en torno al $9,80) saltó a $13,90 el día posterior.

En los meses siguientes, el dólar aumentó lenta y progresivamente hasta llegar a un tope de $16, que encendió las alarmas del Banco Central a mediados de 2016. Entonces
el Banco Central liderado por Federico Sturzenegger endureció su política monetaria y apostó por un esquema de
altas tasas de interés para contener la inflación e incentivar el ahorro en pesos para evitar una mayor demanda de dólares.

En mayo de 2018 se registró una fuerte corrida cambiaria y la moneda argentina se depreció 22%, mientras que el dólar superó la barrera de los $25 por primera vez. En junio, el Gobierno acordó un programa de salvataje con el FMI porUS$ 50.000millones.

La última gran corrida ocurrió tras la
derrota de Mauricio Macri en las elecciones primarias, cuando traspasó por momentos la
barrera de los $60. En este escenario, el Gobierno de Macri impulsó
restricciones cambiarias a las que se sumaron luego reglamentaciones específicas para desincentivar las
maniobras para evadirlo, como el «rulo».

ADEMÁS

Fuente:

One Response

  1. Nahia enero 9, 2020

Leave a Reply