Los economistas detectan debilidades en el plan de Alberto y el atraso del dólar

A mediados de octubre del año pasado, el hoy ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, dijo que “el dólar a $ 60 está bien”. Ayer sábado, en una entrevista al diario Página 12, el funcionario eludió responder si el dólar a $ 63 le parece correcto.

En el mercado cambiario el Gobierno priorizó sumar regulaciones a cambio de posponer correcciones en un precio: el dólar oficial subió 4,8% desde octubre mientras la inflación fue tres veces superior.

El hecho de que el Gobierno no haya explicitado aún cómo piensa actualizar este desvío y administrarlo (si con un regla explícita tipo crawiling peg o simplemente una estrategia sin anunciarla), desató una serie de proyecciones y diagnósticos no sólo entre los economistas profesionales de las consultoras sino entre los mismos expertos identificados con la gestión actual y los tenedores de la deuda que aguardan escuchar de boca del equipo económico cómo se evitará chocar contra la misma piedra. Sin duda será una de las preguntas que recibirá Martín Guzmán y sobre la que trabaja el Gobierno de cara a elaborar una estrategia que reúna el mayor consenso posible entre los acreedores a la hora de aceptar la propuesta oficial de canje -el viernes cerró la fecha límite para presentar las alternativas-.

Kulfas dejó dos pistas sobre lo que podría ser la estrategia sobre el dólar a futuro.

Primero, señaló que el país enfrenta aún un problema de estabilidad cambiaria y que el actual paraguas regulatorio brinda más posibilidades de evitar turbulencias mientras se arregla la deuda.

Segundo, adelantó que “por un mediano plazo, tendremos que convivir con el esquema actual”, en referencia a los dólares múltiples.

Un economista identificado con el ministro Guzmán lo pone del siguiente modo. “Mover el dólar desde una base más tranquila es muy distinto a hacerlo en un contexto de histeria cambiaria”. Y agregó. “Avanzás muy de a poco y lo que se busca es que aquella gente que en los últimos años ahorró en dólares, empiece a gastarlos. Por último, admite, “el diseño no es fácil”.

El éxito de esta estrategia tendrá que ver, como todo en economía, con el crecimiento. Se sabe que este año será discreto en términos de actividad y las esperanzas están puestas en un sólo bolsillo. Emmanuel Alvarez Agis, de la consultora pxq, lo dice así: “Con la imposibilidad de financiar una expansión del gasto público, un panorama global que no anticipa un salto en las exportaciones y la inversión privada deprimida, el consumo del sector privado se perfila como el único impulso para la recuperación en 2020”.

¿Pero cuál es la manera de alentar el consumo y el poder adquisitivo si el presidente Alberto Fernández pidió moderación en las demandas salariales y, al mismo tiempo, se jacta de buscar el equilibrio fiscal?

Pablo Gerchunoff y Martín Rapetti escribieron unos años atrás un trabajo que repasa la disyuntiva eterna que se le plantea a los políticos cuando dejan la militancia y asumen la conducción de la economía: el dólar alto que dinamiza la inversión y el empleo y equilibra las cuentas externas, versus el dólar bajo que aumenta los salarios y desencaja a la macroeconomía. Pareciera que los votos se ganan con esta última solución, pero pensar que esa estrategia es sostenible hasta las elecciones de 2021 sería demasiado riesgoso aún cuando el tipo de cambio no sea libre como en la época de Macri.

“Aparece la tentación a planchar el tipo de cambio, pone Alvarez Agis en su último informe. “No debería viajar muy por debajo de la inflación”. Fernando Marull, un economista que dirige FM & Asociados, calcula que el dólar podría subir hasta 35% este año y la inflación ser 40%. “Van a atrasarlo para estabilizar”.

Eduardo Levy Yeyati, economista de la UTDT y director de Elypsis, en su último informe precisamente habla de los riesgos que todo esto conlleva: el peso no está lo suficientemente depreciado como para que la economía ponga en marcha un proceso de aumento de exportaciones en los próximos años. Para el economista, el plan de Kulfas “sugiere una regresión gradual a las políticas de crecimiento de los años 2000 con un sesgo de una economía cerrada y anti exportador”. Levy Yeyati calcula que la competitividad del tipo de cambio hoy es como la de septiembre de 2011. Y anticipa: “La apreciación del peso continuará”.

En declaraciones de esta semana Fernández pidió que le dieran tiempo hasta marzo para saber dónde está parada la economía (“nos hemos puesto una línea final para tener en claro el funcionamiento de la economía. El 31 de marzo vamos a tener datos que hoy no tenemos”).

Una fuente al tanto de los preparativos de la negociación de la deuda dice que esa fecha podría estar relacionada con un objetivo del Gobierno: cerrar en este trimestre la reestructuración.

¿Y el dólar? “No tengo dudas de que van a moverlo”, dice Julio Piekarz, ex director del Banco Central. “Me inclino a pensar que van a esperar a unas semanas y quizá den una señal para mostrar que son conscientes de que no quieren atrasarlo”.

Fuente:

Leave a Reply