«EL PETRO Y EL BOLÍVAR no sirven para nada»

Angel García Banchs: La dolarización real y financiera, observada desde el año 2019, llegó para quedarse, da igual si de forma completa: el dólar solo; o parcial: el dólar coexistiendo con una nueva moneda nacional

Enrique Meléndez

         El economista
Angel García Banchs considera que el hecho de que en la actualidad veamos
dólares circulando en la calle, para la compra de mercancías, no significa que
la oferta de dólares haya crecido, sino que antes los individuos y las empresas
pagaban más con bolívares y ahora cada vez más lo hacen en dólares.

¿Cómo vio usted la situación planteada con el llamado
Petroaguinaldo?

-Un desastre. El bolívar está en
desaparición gracias al régimen de Maduro; y con el desplome de la actividad
petrolera, en producción y exportación, el régimen dispone ahora de menos
dólares. Por eso inventan el petro, un dizque criptoactivo que, al igual que el
dólar y las divisas verdaderas, promete entregarte más bolívares a futuro; pero
que, a diferencia de éstas, no es aceptado de forma universal en Venezuela ni
en el resto del mundo; y, por tanto, no sirve para circular bienes y servicios
de forma generalizada, ni tampoco para pagar deuda externa o importaciones. En
palabras llanas, un parapeto con el que paga el Estado hoy con la promesa de recomprarlo
a futuro a cambio de una mayor cantidad de bolívares, no bienes y servicios.

Diosdado Cabello dice que algunos comerciantes, que poseen
biopago, se aprovecharon de la ganancia, que les produjeron las ventas en
petro, y eso lo invirtieron en dólares. ¿Qué piensa usted?

Que tiene razón, que los comerciantes
hicieron lo mismo, que hace él: proteger el poder de compra de su dinero, sólo
que el de él es mal habido, y el del comerciante es producto de su trabajo,
esfuerzo, tiempo, e inversión. La razón es simple: el petro y el bolívar no sirven para nada.

-Desde el viernes negro de 1983, específicamente
18 de febrero de 1983, el bolívar perdió su rol como reserva de valor – i.e.
como activo. Claramente, nadie
en su sano juicio ahorra en bolívares. Por el contrario, individuos y empresas
prefieren irse corto: endeudarse en bolívares y largo: ahorrar en dólares, o
moneda extranjera en general.

-Pero es desde finales de 2018, o inicios
de 2019, que el bolívar no sirve ya ni para circular bienes y servicios. La
razón es sencilla: la hiperinflación, un fenómeno imposible en una economía
petrolera que, de forma artificial, la mafia cambiaria del régimen ha hecho
realidad.

-La hiperinflación artificial, producto de
la mafia cambiaria, ha hecho que el bolívar pierda a diario poder de compra
respecto al dólar y las mercancías, por lo que ya la población no tiene
bolívares en cartera ni para precauciones ni para ir al abasto a comprar lo que
va a comer. Más bien, individuos y empresas han preferido desde 2019 mantener
sólo dólares y cambiar a bolívares, únicamente, lo necesario para pagar sus
impuestos, porque hasta las mercancías (bienes y servicios) se pagan ya en una
moneda distinta a la nacional.

-En palabras llanas, la única razón por la
cual el bolívar aún existe en circulación es por ser el único medio para pagar
impuestos. Dicho distinto, basta con una orden ejecutiva del régimen de aceptar
petros o dólares en el cobro de impuestos para que el bolívar desaparezca por
completo.

Precisamente, en las redes sociales se maneja la idea de que el
gobierno a la larga lo que pretende es sustituir el bolívar, por el petro.
¿Está de acuerdo?

-Puede ser que el régimen esté buscando
eso. Lo cierto es que el petro es el reconocimiento implícito del fracaso del
régimen en el manejo del bolívar; y que claramente éste va a desaparecer. Lo
que no está claro es si la substitución del bolívar será por el dólar o, más
bien, el petro. Sin embargo, sea como sea la dolarización real y financiera,
observada desde el año 2019, llegó para quedarse, da igual si de forma
completa: el dólar solo; o parcial: el dólar coexistiendo con una nueva moneda
nacional.

-Pero, insisto, bastaría simplemente con
ordenar el cobro de impuestos en petros para que este substituya al bolívar en
cuestión de poco tiempo. Claro, la substitución no podría ser solo digital, por
lo que en ese caso, necesariamente, deberían aparecer especies de papel moneda
en petros, al igual que tendría que ordenarse la conversión inmediata por Decreto
de los depósitos y contabilidad en bolívares del sistema bancario y no bancario
a nivel nacional.

-Ya si el petro al cabo de un tiempo
fracasa o no, lo que para mí es un dato, fracasará, es otra discusión. Pero es,
como he descrito antes, que podrían hacer la substitución.

¿Piensa usted que todavía el bolívar es rescatable o mejor sería
la adopción de una nueva moneda, como se hizo en Brasil?

El bolívar es insalvable ya,
lamentablemente. Es un hecho, no una opinión, que la Revolución Bolivariana
acabó con el bolívar.

¿Está en capacidad el país de llevar a cabo un proceso de
dolarización?

-Como economista venezolano, me siento
orgulloso de decir que, oportunamente, planteé y defendí con la mayor
insistencia posible la necesidad de unificar el tipo de cambio y levantar los
controles a tiempo, para poder salvar nuestra moneda nacional y evitar la
debacle que vivimos. Específicamente, planteé que, la unificación cambiaria
tenía que ocurrir, pues sino tarde o temprano entraríamos en la crisis
humanitaria que, lamentablemente, llegó.

-Pero mi mensaje no llegó; y no me refiero
sólo al régimen que secuestró al Estado venezolano, su Fuerza Armada, su
Sistema de Justicia y su Tesoro, sino también a los políticos que han hecho
vida en la supuesta oposición.

-Mi conciencia está tranquila. Pero, aún
así la realidad que vivimos hoy es, precisamente, la que yo propuse evitar. El
bolívar está en desaparición y, claramente, ha llegado la dolarización.

-Así, más que responder si estamos o no en
capacidad de llevar a cabo un proceso de dolarización, te respondo que ya
estamos viviendo ese proceso. El petro será un fracaso, porque no existe tal
cosa como que haya confianza en una moneda, sin que la haya en quien la maneja;
y nadie confía en Maduro y, debo decir también, tampoco en la oposición. Así
que, si el régimen en el poder con el cual colabora, abiertamente, la oposición
y el resto de los políticos no puede resolver el problema monetario,
necesariamente, lo deberá resolver entonces la población por medio de la
dolarización de facto, que es lo ha venido ocurriendo. Nótese que, para el
argumento da igual si los dólares vienen del narcotráfico, el comercio o el
turismo.

-Lo cierto es que, la dolarización de
hecho es imparable. La hiperinflación, que salvo por la mafia habría sido
imposible, ha dejado sin duda una cicatriz difícil de borrar. Desdolarizar a
Venezuela costará Dios y su ayuda. Hacer que Venezuela vuelva algún día a confiar
en una moneda nacional, no digamos siquiera para ahorrar, sino inclusive circular
bienes y servicios, tomará ahora, al menos, un par de décadas haciendo las
cosas bien, empezando por remover al régimen en el poder en vez de colaborar
con él.

¿A qué se deben, a su juicio, esos saltos geométricos que se ve en
el comportamiento del dólar?

A las expectativas. Poco importa la
política crediticia restrictiva del régimen o la dolarización del crédito
bancario que desestimulan la especulación con divisas.  La velocidad de circulación del dinero
digital (los depósitos bancarios en bolívares) siempre podrá ajustarse, para
compensar por la caída de la demanda y oferta de crédito en bolívares con fines
especulativos. Basta con que los pocos bolívares que hay circulen a una
velocidad cada vez mayor, para que la política monetaria restrictiva del
régimen se vea superada y el dólar siga en aumento. Lo anterior, en un contexto
en que escasea la oferta de divisas de origen público y privado; la de origen
público por la caída de las exportaciones petroleras y del endeudamiento en
moneda extranjera de Pdvsa y el resto del Estado; y la privada por la
incertidumbre y la propia caída de la actividad económica. El hecho de que en
la actualidad veamos dólares circulando en la calle, para la compra de
mercancías, no significa que la oferta de dólares haya crecido, sino que antes
los individuos y las empresas pagaban más con bolívares y ahora cada vez más lo
hacen en dólares.

-Entonces hay que necesariamente resolver
el problema de las expectativas, para lo cual en la práctica a este punto
existen tan sólo dos soluciones: la primera, sin duda, es la más sencilla,
rápida y beneficiosa en el corto plazo, pero con mayor costo a largo plazo, la
dolarización de facto o de iure; y la segunda es la menos rápida, más difícil y
costosa a corto plazo, pero con mayores beneficios a largo plazo, que es la que
yo he defendido: la intervención de una coalición militar internacional que,
por el contrario, remueva al régimen para poder substituirlo, así como
substituir el bolívar, pero por otra moneda nacional, lo cual no excluye el
bimonetarismo o libertad monetaria; es decir, un sistema en el que el
venezolano use la moneda que desea para endeudarse, ahorrar, invertir o
circular mercancías, pero los impuestos se paguen únicamente en la nueva moneda
nacional, que substituya al bolívar.

-La razón de lo anterior es simple: en la
práctica, una dolarización sin una purga del Estado, y sin purga social,
económica y política es pan para hoy y hambre para mañana. En ese caso, seguiría
existiendo el Estado mafioso, la mafia de a pie en la economía, y un sistema
político populista y socialista, que condenarían a Venezuela a la pobreza y la
depresión económica, aunque con estabilidad.

-Y, yo quiero para Venezuela más que
estabilidad de precios. Yo quiero un nuevo Estado, una nueva economía, una
nueva moneda y, finalmente, un nuevo sistema político de corte liberal. Ruego a
Dios que me dé la oportunidad de contribuir en ese proceso oportunamente.
Privatizaríamos el subsuelo, las tierras, la industria petrolera y no
petrolera, para que los políticos dejasen de ser los amos y pasasen a ser los
siervos; para que la propiedad y, por tanto, el poder pasase del Estado y los
políticos al ciudadano; para que pueda haber verdaderamente una República
(Dictadura de la Ley);
un libre mercado; para que el Estado garantice los derechos de propiedad, la
vida y la vigencia de los contratos; y para que Venezuela pase, finalmente, del
oprobio y pobreza a un sistema en el que abunden las libertades individuales y
la libertad colectiva y que, por tanto, se acerque cada vez más a lo que sería
un reino de Dios en la Tierra.



Fuente:

Leave a Reply