El nuevo escenario del dólar: habrá más presión sobre el blue y será más difícil que lleguen inversiones

Por Laura García (Especial para Clarín).

Es una receta ya conocida, aunque retocada. Con los nuevos impuestos, los argentinos volvieron a convivir en la práctica con múltiples Dólares. La primera reacción del mercado fue violenta, con un salto de $ 10 del blue en tres días. Consultados por Clarín, algunos de los economistas más prestigiosos del mercado opinan sobre el impacto en la brecha de una medida que deja aquella “lluvia de Dólares” de la que habló Mauricio Macri en algún momento hace ya mucho tiempo convertida hoy más que nunca en un espejismo.

Daniel Artana, economista jefe de FIEL, asegura: “En el caso de los individuos, si el blue está a $ 70 y el turista a $ 80, los pesos van a ir al blue. En los viajes normalmente no te pasás de los u$s 10.000, que es el límite en efectivo en la mayoría de los países. Pero muchos hicieron una cuenta mecánica que está mal. Si el gasto mensual en el exterior es de u$s 6.000 millones, la recaudación será de 1.800 millones. Pero no, hay que considerar que parte de ese monto ahora va a ir al blue y además que va a caer el turismo. El paralelo está subiendo precisamente por la demanda de quienes viajan que se desvía al blue. Pero hay otros factores en juego. Si empiezan a emitir como locos, el blue pasaría al turista”.

Según Miguel Kiguel, director ejecutivo de Econviews, “hoy tenemos cuatro tipos de cambio, el oficial, el paralelo, el Dólar bolsa, el contado con liquidación, más los que surgieron ahora con los impuestos. En algún momento habrá que regularizarlo. Esto genera un gran temor a traer plata al Dólar oficial y que no te la dejen sacar. En ese sentido, lo que más complica es el control de cambios. Hoy no sabés si vas a poder girar dividendos o a qué tipo de cambio”.

Y añade: “Creo que con la tasa del 30% se les fue la mano. El esquema anterior era más razonable, ya que era el anticipo de un impuesto. Ningún país tiene un impuesto tan alto para el turismo emisivo sin incentivo además para favorecer al receptivo”.

“Esto no implica necesariamente que el blue y el turista se vayan a igualar. El turismo es sólo una de las fuentes de demanda de Dólares. Y el límite de u$s 10.000 por familia supone sus complicaciones, como el tema de la seguridad. Hay factores que van a incidir también como la demanda para atesoramiento y dependerá de si la tasa de interés en pesos sigue bajando y del nivel de emisión, que alimenta la expectativa inflacionaria”, aclara.

Para Orlando Ferreres, titular de OJF & Asociados, “tantas variantes de tipos de cambio generan confusión. Complican a quien va a invertir. Cuando tenga que sacar los Dólares de vuelta, no sabe a qué tipo de cambio. Inversiones externas igual no va a haber. Las internas dependerán de la macro, puede aumentar bastante el PBI por la capacidad ociosa”.

Mirá también


“Una vez que se apruebe la ley y se ejecute es probable que con el paso de los días haya cierta confluencia del blue y el turista. Ahora cuánto va a permanecer el cepo dependerá de los resultados fiscales y la negociación de la deuda. No habrá alivio antes. No va a terminar muy rápido, la situación es muy difícil. En 2020 el total de la deuda pública que vence es de u$s 63.000 millones. Es imposible de pagar. Con emisión, se va a una hiperinflación. El único camino es la reestructuración pero creo que va bien”, arriesga.

Eduardo Levy Yeyati, decano de la Escuela de Gobierno de la Universidad Torcuato Di Tella, explica que “el desdoblamiento es implícito. No hay cambios múltiples sino impuestos o restricciones cuantitativas” y apunta que “alguna variante de los controles establecidos a cuenta gotas desde las PASO tenía sentido, como medida de emergencia, ya en 2018, para anticiparse a la hemorragia de reservas y mitigar el problema de financiamiento”.

“En cuanto a las implicancias, cierra la cuenta financiera, es decir, no salen nuestros ahorros al exterior (al Dólar) ni entran fondos externos como inversión. Cuando la tendencia es a la salida, contienen la fuga pero si la economía y los argentinos o algún extranjero quieren repatriar e invertir esos fondos, los controles a la salida los inhiben”, afirma.

“La reacción sobre la brecha era esperable por el refuerzo de los controles y por la persistencia de la presión a la salida. Si se avanza en la negociación de la deuda y caen las expectativas de depreciación, la brecha debería achicarse. Naturalmente, también se achica si el Gobierno relaja los controles”, resume.

Mirá también


“La memoria que tenemos nosotros es la del período 2011-2015 pero a diferencia de ese momento hoy la Argentina tiene un excedente comercial para 2020 que es muy importante”, apunta Rodrigo Alvarez, CEO de Analytica. “No porque las expo hayan pegado un salto sino porque la economía se contrajo mucho y las importaciones están por el piso. Es una película muy diferente a lo que pasó durante 2011-2015 donde básicamente no había excedente comercial y además se impuso el cepo con un tipo de cambio que estaba relativamente barato, mientras que ahora se establecen impuestos cuando ya está alto”.

Mirá también


“Esos dos elementos le dan un colchón más importante básicamente porque además no hay que restringir la cuenta corriente, esto quiere decir que el importador que necesite importar lo pueda hacer sin recurrir a las prácticas de Moreno”, remarca.

“Lo determinante para la brecha va a ser la política monetaria. El BCRA tiene a la vista mucho requerimiento de pesos de parte del Tesoro para afrontar vencimientos de deuda y para asistirlo en lo que respecta al déficit de diciembre. Entonces va a depender de qué tan contendida esté la política monetaria hacia adelante y desde un punto de vista más estructural, de qué exitosa resulte la negociación de la deuda”, señala.

Fuente:

Leave a Reply