«El dólar ahora mismo es Dios y la Reserva Federal es el gatito mimado de Trump»- Videos de RT

En este episodio de ‘Keiser Report’, Max y Stacy hablan de la amenaza de Donald Trump de privar a Irak de sus ingresos petroleros depositados en la Reserva Federal, y se preguntan si es el último aullido de un imperio moribundo. En la segunda parte Max entrevista a Egon von Greyerz, de GoldSwitzerland.com, sobre si todas las fantasías de la década que acaba de cerrarse acabarán hechas pedazos en esta: ¿puede la Reserva Federal alimentar indefinidamente unos mercados en máximos históricos?

Max Keiser y Stacy Herbert analizan la reciente advertencia de Estados Unidos en la que amenaza a Irak con quitarle el acceso a sus cuentas en la Reserva Federal de Nueva York —en las que guardan todos sus ingresos de la venta de petróleo— si decide expulsar a todas las tropas norteamericanas de su territorio.

La presentadora subraya que esa posición de llegar «exigiendo» y «amenazando» es un claro ejemplo del actuar imperialista de EE.UU., pero, al igual que sucedió con otros imperios, terminará cayendo «tarde o temprano a manos de la soberbia».

En este orden de ideas, Max explica que los cimientos de lo que llama «Imperio estadounidense» están hechos de creación de deuda en los países «vasallos» y de emisión de moneda. Lo más curioso de todo es que esa estructura no les ha costado nada porque el dólar «ahora mismo es Dios». 

«Todo ello se debe a que la gente todavía está dispuesta a aceptar los dólares como moneda, hacer negocios con ellos y adorarlos hasta la muerte», explica Keiser.

Este fenómeno es respaldado por la función de la Reserva Federal de «cubrir la espalda» a la economía estadounidense y resolver las cosas «cada vez que hay una crisis en cualquier parte del mundo», comenta el anfitrión.

«Así es como funciona el mundo, y la Reserva Federal es el gatito mimado de Trump», añade Max.

La Reserva Federal mantiene sometidos a otros países mediante la censura que impone su capa de liquidación, que los lleva a someterse al «imperio de la deuda». No obstante, Keiser considera que apostarle al oro o al bitcóin podría ser una alternativa para todas las naciones que daría paso a una verdadera soberanía.

Fuente:

Leave a Reply