El cepo al dólar, la nafta y el acuerdo silencioso – 02/11/2019

El Banco Central le dio dos vueltas en la semana al control de cambios y dejó bien en claro que el pedido del presidente electo, Alberto Fernández, fue escuchado.

Primero fue la rebaja de US$10.000 a US$200 mensuales de la posibilidad que tienen los particulares para comprar divisas para atesoramiento al precio más bajo del mercado.

El torniquete dio otra vuelta al limitar a US$50 el adelanto a conseguir con tarjeta de crédito en el exterior. ¿Qué más me puede pedir?, estará pensando el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, celebrando haber contratado nuevamente a Jorge Rodríguez, un especialista en cambios, experto en cerrar las hendijas por las que salen las divisas.

Mirá también

Sandleris, y los referentes económicos de Alberto Fernández, tienen muy presente la planilla con los vencimientos de deuda de noviembre y diciembre. Los números se presentan abultados en la situación de escasez de divisas de los organismos del Estado.

Los vencimientos de bonos llegan a US$1.651 millones este mes y a US$2.540 millones en diciembre. Sólo por el bono Discount se deben pagar unos US$800 millones el último día del año.

La falta de dólares en el Tesoro y el Central aparecen como la contracara de la situación de los particulares: el viernes, mientras el billete subía un cuarto de punto a $63,30 de la mano de la renovación del cupo de US$200 por el comienzo de mes, el paralelo o «blue» bajaba como consecuencia de que la oferta superaba con comodidad a la demanda.

«Los argentinos con capacidad de ahorro tienen dólares hasta la coronilla y Sandleris está rasgando el fondo de la lata» es una vieja foto de los momentos de transición política del país, decía un experimentado operador financiero. Pero, en este caso, con el adicional de tener la aprobación silenciosa del equipo que asumirá el 10 de diciembre.

El otro dato de ese aval fue el aumento del 5% del precio de los combustibles que le puso fin a un período corto pero significativo de congelamiento.

Con el 5% de suba, la nafta habría recuperado un 25% del atraso acumulado en los últimos meses dentro del marco establecido para el sector.

El silencio del equipo ganador es una señal contundente. En parte porque es Macri quien carga con las malas noticias en términos de la inflación de los próximos 60 días. Pero, también, porque ese respaldo sordo constituye una señal para los petroleros y para lo que se cree será una apuesta fuerte para continuar con el desarrollo de Vaca Muerta.

La música que acompaña al entorno de Alberto F., y que develó el gobernador neuquino después de ser recibido por el presidente electo, es que a partir del 10 de diciembre el oficialismo impulsará una ley para promover las inversiones en el yacimiento de gas y petróleo no convencionales del sur.

En la visión de los allegados a Fernández, aunque a todos les ordenó callarse la boca (Matías Kulfas está intensificando encuentros con economistas para escuchar ideas y destaca lo delicado de la coyuntura, Guillermo Nielsen trabaja el tema deuda y Cecilia Todesca está en el tema monetario y la deuda), el desarrollo de Vaca Muerta es la única posibilidad de lograr un salto significativo en la obtención de dólares.

Y en la base de la discusión económica están temas clave como ¿cuál será el tipo de cambio necesario para despejar el horizonte por dos años?, ¿habrá que duplicar (de $4 a $8) las retenciones a las exportaciones del campo para lograr unos $200.000 millones adicionales?,¿cuál será la vía para modificar la cláusula de indexación de jubilaciones y pensiones que varios expertos consideran inevitable para hacer sustentable al sistema? y, primero y último, ¿qué plan habrá que poner en marcha para despejar por dos años los vencimientos de la deuda pública?

Esos son sólo algunos de los interrogantes para un período de transición que aún tiene pocas señales claras en materia económica pero que encuentra en el cuidado de las reservas y la actualización de los combustibles que realiza el gobierno saliente dos indicios de los senderos a transitar en el futuro cercano.

Fuente:

Leave a Reply