Dólar turista: gran preocupación en las agencias de viaje

Con la confirmación del Gobierno de que se implementará el famoso «dólar turista», es decir un impuesto o recargo del 30% a los consumos en el exterior- tiene a las agencias de viaje​ en vilo. Por un lado, durante el fin de semana varias agencias notaron un incremento de compras entre quienes querían anticiparse al futuro impuesto y evitar costos extra. Por otro, preocupación de cara a los viajes en el futuro.

«El sábado notamos que la gente compraba productos para completar el viaje», dicen en Avantrip y agregan: «El domingo se disparó la venta, principalmente de vuelos al exterior. Es bastante para un fin de semana a esta altura de diciembre». De todos modos, aclaran, lo grueso de la temporada ya se vendió a lo largo del año, ya que hubo mucha más anticipación frente a un dólar inestable.

Ese es un panorama, el del fin de semana. El otro, es qué pasará de aquí en más con los viajes al exterior.

Las compras en el exterior con tarjetas de crédito estarían afectadas por el recargo del dólar turista /Shutterstock

“Esta medida podría, en función de su implementación, llevar a una situación crítica a gran parte del sector de agencias, poniendo en riesgo la continuidad del trabajo de las más de 5.000 empresas de viajes y turismo, de las cuales la mayoría son PyMEs. Esto llevaría a una importante caída de ventas, con consecuentes medidas de ajuste que seguramente tendrían que ver con temas de reducción del plantel laboral poniendo en riesgo, en algunos casos, la continuidad de muchos negocios. Hay que tener en cuenta que alrededor del 35% de los viajes emisivos son vacacionales, el resto responde a negocios, deportes, intercambios científicos, etc. que se verían afectados con esta medida también” explicó Gustavo Hani, presidente de la Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo (FAEVYT).

Mirá también


Hani no solo se mostró preocupado por las agencias, sino que una posible caída en la demanda podría afectar a algunas compañías aéreas y rutas que unen Argentina con otros países.

“Si el emisivo cae fuertemente y el receptivo no responde como reacción para ocupar las butacas que liberaría el emisivo, las rutas podrían dejar de ser rentables, lo que llevaría a las compañías a sacar frecuencias. Esta consecuencia provocaría el derrumbe del ingreso de divisas e inevitablemente afectaría el comercio, la hotelería y la gastronomía. Hay que tener en cuenta que el turismo es un delicado equilibrio de receptivo y emisivo, cualquier alteración abrupta de esa armonía perjudica a ambos”.

Mirá también


Al mismo tiempo agregó:  “Esta medida perjudicaría directamente la llegada de turistas extranjeros a nuestro país, porque los pasajes ya cuentan con un 7% de impuesto que se recauda directamente para las acciones de Argentina en el exterior, al caer el emisivo esa recaudación también caería y, como consecuencia, vamos a disponer de menos fondos para generar acciones de promoción de Argentina en el exterior”.

Fuente:

Leave a Reply