Dólar turista: Chile apuesta a seducir con sus precios y Brasil al «bajón» del Caribe

El «dólar turista» nos hizo temblar en medio de las planificaciones del verano, con su 30% extra para los consumos realizados en el exterior. Sin embargo, aunque la medida alcanza a los países limítrofes, en Brasil y Chile no bajan los brazos. 

Para Brasil, nuestro turismo es muy importante. De cada 10 extranjeros que llegan a ese país, casi 4 son argentinos. La mayor incidencia se da en Santa Catarina: solo a Florianópolis arriban unos 200 mil argentinos cada año. 

Las vacaciones de verano todavía no llegaron, pero sí las especulaciones. Y a pesar de la crisis argentina, operadores turísticos y empresarios vinculadas al turismo de Brasil se muestran optimistas.

Su mayor esperanza es que muchos turistas que se iban a ir al Caribe o a Florida (Estados Unidos) ahora opten por Brasil. Los operadores comentan que la crisis es para todos los destinos internacionales. Y creen que esa misma crisis puede generar que se favorezcan los destinos más cercanos, donde el peso del pasaje aéreo es menor.

Por otro lado, apuestan a que mucha gente vaya en auto. Y no solamente desde Buenos Aires, sino también desde Córdoba, Rosario y otras partes de nuestro país. Los operadores y autoridades de los estados brasileños enfatizan que se puede llegar en automóvil y que la ruta BR101 que va desde Porto Alegre a Florianópolis está duplicada, es decir, que es una autovía ya terminada.

Desde el municipio de Florianópolis informan que, en auto, el viaje de ida y vuelta de 3.600 kilómetros se realiza con unos 400 litros de gasolina, dependiendo de la velocidad y el uso del aire acondicionado. «Un litro de gasolina cuesta alrededor de 4 reales, más barato que el promedio de 4,70 el verano pasado», enfatizan en un comunicado.

Los argentinos veranean y hacen compras en Chile (Archivo/ Delfo Rodriguez).

Los pasajes fueron bajando los precios por la mayor competencia y la llegada de las low cost. «Tendremos la opción de vuelos de bajo costo de la aerolínea Flybondi, con 3 vuelos semanales, ida y vuelta desde Buenos Aires a Floripa, durante 12 semanas, a partir del 20 de diciembre, con tarifas a partir de 600 reales (150 Dólares)», destaca la municipalidad.

Otro punto a favor es que los precios en Brasil son un poco más baratos que en Argentina, sobre todo en los supermercados. Están impulsando el turismo de shopping. Y ponen el énfasis en mostrar que hay opciones económicas, como los consumos en la playa.

En Rio de Janeiro, un pollo con tres acompañamientos (comen hasta tres personas) vale unos 25 Dólares. Un coco en la playa cuesta 1,5 Dólares, una caipiriña entre 3 y 4 Dólares, mientras que un queso a la parrilla se consigue en la playa por menos de 2 Dólares.

En Florianópolis, las cervezas varían de 1,5 a 3,5 Dólares, dependiendo del establecimiento y la playa. Las porciones de papas fritas van de 3,5 a 6 Dólares. Las rabas de 10 a 15 Dólares. Y los camarones, para dos personas, de 11 a 17 Dólares.

Respecto al alquiler de departamentos, en promedio, en Canasvieiras se puede encontrar la tarifa diaria para cuatro personas por unos 50 Dólares. En la industria hotelera, los precios varían mucho según el perfil y la playa. En Ingleses y Canasvieiras se pueden encontrar hoteles desde 45 Dólares por pareja.

Para los operadores, la esperanza es que el impuesto no se sienta. El verano pasado ya hubo crisis en la Argentina y prácticamente los números se mantuvieron respecto al verano anterior. Obviamente, habrá que ver qué ocurre ahora con el 30%. Pero no hay una expectativa de que el turismo sea muy diferente al año pasado, cuando dos millones y medio de argentinos pasaron sus vacaciones en ese país. 

Por su parte, Chile apuesta a seguir seduciendo con los bajos precios que lo consolidaron como un destino del «turismo shopping».

Rio de Janeiro, uno de los favoritos de los argentinos (EFE).

Según lo publicado en Infotechnology, a pesar de la alícuota del 30%, viajar a Chile sigue conviniendo a los argentinos. Al menos para comprar tecnología.

Por ejemplo, una notebook en la tienda online Paris de Chile se consigue a 299.990 pesos chilenos, que son 23.654 pesos argentinos. Al sumar el 30% más impuestos y conversiones, queda en 30.692 pesos. Sin embargo, una computadora similar cuesta en Argentina más del doble.

Un celular Samsung S10 se consigue en la misma tienda por 499.990 pesos chilenos. Convertido a peso argentino, son 39.436. Al sumar el 30% y los impuestos el precio final es 51.266 pesos. En nuestro país, el mismo dispositivo se vende online por 70.999 pesos.

Los precios atraen a muchos visitantes al sur chileno. Localidades como Osorno y Puerto Montt reciben miles de turistas de Bariloche y la región cordillerana, que cruzan la frontera buscando ofertas en tecnología, indumentaria y otros artículos.

Shopping en Santiago de Chile (Archivo/ Diego Waldman).

“Puede existir una baja importante luego de este anuncio del gobierno», opinó sobre el impacto del «Dólar turista» Pamela Bertín, directora de Asuntos Internacionales de la Cámara de Comercio, Industrias, Servicios y Turismo de Osorno, según lo publicado en Diario de Río Negro.

«Como osorninos ofrecemos diversas opciones que amenicen el problema. Por eso, estamos elaborando una guía turística con ofertas hoteleras, gastronómicas y las diversas actividades del el verano”, continuó Bertín.

Por su parte, el ministro de Hacienda chileno, Ignacio Briones, desdramatizó el posible impacto del “Dólar turista” argentino. «Chile sigue siendo un país de mucho atractivo, creo que es importante visualizar y verbalizar lo que nosotros somos como país, las riquezas que tenemos, y ojalá atraer la mayor cantidad de turistas», comentó.

(Colaboró Guido Nejamkis, corresponsal en Brasil).

Fuente:

Leave a Reply