Dólar, cepo y las comparaciones que el Gobierno oculta con la economía de Macri pero las cifras revelan

Eso que las maestras enseñan desde temprano a los más chicos, no comparar peras con manzanas, en economía sirve para aplicarse desde los problemas más sencillos a los más complejos. Después de todo, las comparaciones son difíciles.

El Gobierno se tiró el lunes de panza a hacer una de ellas y le salió mal. El Ministerio de Trabajo tuiteó una serie de gráficos comparando datos de 2019 y 2020. “En los primeros 5 meses de 2020, en términos laborales, producto de ATP y medidas como prohibición de despidos y doble indemnización, la Argentina logró que la caída del empleo registrado sea menor a la de 2019, bajo la administración anterior”.

El ex ministro de Economía Hernán Lacunza acusó a Trabajo de “agregar confusión” con “datos fragmentados”. Dicho de otro modo, mezclar peras con manzanas porque el ministerio no tomó el universo de trabajadores (no computó trabajadores informales o cuentapropistas) y relacionó períodos distintos (trimestres y años).

El empleo total en 2019 aumentó según los datos del Indec. Incluso, durante todo el período de Mauricio Macri como ayer tuiteó Lacunza más tarde. “Entre 2016 y 2019 varias cosas salieron mal (inflación, crecimiento). Pero en todos los años hubo creación neta de empleo. Al final, había 1,2 millón más de puestos de trabajo. Ok, no fue suficiente. Fuente Indec”. Los datos de Lacunza incluyen la informalidad laboral.

Lo interesante del intercambio entre el Gobierno y el ex ministro sale cuando se analiza pormenorizadamente 2019.

Primero, ese año, el salario de los trabajadores perdió 15% con la inflación (siempre según datos del Indec). Esto ha sido básicamente por el impacto del aumento del dólar que pasó de $ 38 a $ 64 y, probablemente, un motivo importante por el cual Macri perdió las elecciones.

Segundo, la contrapartida de la caída del salario fue que el empleo logró sostenerse en medio de una recesión e incertidumbre feroces. Y lo mismo en 2018. En economía se dice que cuando el tipo de cambio es flexible (como en 2015-2019), los salarios ajustan y la cantidad de empleos no se resiente tanto porque los costos de las empresas se abaratan en dólares. Si por el contrario, existe tipo de cambio fijo, como pasó en las crisis del Tequila o 2001, el desempleo explota porque la apreciación de la moneda empeora la competitividad de las firmas y sostener el empleo, se hace más costoso.

¿Y con el cepo cómo andamos? El dólar es flexible, con lo cual, el desempleo no debería subir tanto. “Evita los swings cambiarios”, explica Lacunza sobre el cepo. “El impacto se verá más en el mediano plazo porque con este esquema cambiario las firmas no invierten”. Según un trabajo del economista Emmanuel Alvarez Agis donde analiza el comportamiento de la economía argentina bajo el cepo en dos períodos (1983/89 y 2011/15) se caracterizó por el estancamiento: entre 1983-9 la variación anual promedio del PIB fue de -0,7% y entre 2011-5 +1,1% anual. Esto que hizo Alvarez Agis es comparar peras con peras. O manzanas con manzanas.

Mirá también
Mirá también

Fuente:

Leave a Reply