Vale la pena ser ágil en una crisis, confía en tu conocimiento

Como experto en la política rusa, presto mucha atención a lo que dicen los políticos, cuándo lo dicen y cómo lo dicen. Pero tomar las declaraciones de los banqueros centrales y convertirlas en ideas de trading factibles requiere de dos requisitos adicionales.

El primero es que hay que ser ágiles durante una crisis, cuando los mercados son altamente volátiles. Las mareas pueden cambiar rápidamente y las ideas anteriores deben ser descartadas y las nuevas deben ser aceptadas. Esto significa que, si estás corto en el mercado, tienes que estar dispuesto a dar un giro de 180 grados y empezar a comprar. No puedes estar casado con una posición. El segundo requisito es que debes tener confianza en el conocimiento adquirido a través de la experiencia previa en el mercado. Sí, la historia puede que no se repita, pero sí que suele rimar. Es necesario tener en mente siempre los episodios de mercado y acontecimientos históricos pasados, ya sea por experiencia propia (mediante el trading) o aprendida (mediante la lectura de la historia del mercado y la revisión de los datos para modelar y comprobar).

Recomendado por Christopher Vecchio, CFA

Guía sobre las principales lecciones de trading del 2020

Descargar mi guía

Estas conclusiones las extraigo de los acontecimientos de marzo de 2020, cuando los mercados se encontraban en caída libre. El 26 de marzo de 2020, Jerome Powell, dijo algo en una entrevista con Savannah Guthrie de la NBC que me produjo una sensación de deja-vú: «no nos vamos a quedar sin municiones». Habiendo estado activo en los mercados durante la crisis de la deuda de la eurozona, estas palabras me recordaron mucho al comentario del entonces presidente del BCE, Mario Draghi, en julio de 2012 sobre hacer «lo que sea necesario» para salvar el euro. Esas declaraciones hicieron que los bonos europeos periféricos por fin tacaran fondo, y marcaron el comienzo del fin de la crisis financiera desde el punto de vista del mercado. El comentario de Draghi, en retrospectiva, demostró ser una señal clara para despertar el apetito por el riesgo en los mercados financieros de la eurozona.

Rápidamente reconocí que el comentario del presidente de la Fed en marzo de 2020 era harina del mismo costal que el pronunciado por el presidente del BCE en julio de 2012. Si bien no pude aprovechar plenamente el giro de julio de 2012 (era más joven y terco, y no tenía el grado de conocimiento que tengo hoy en día), el hecho de ser ágil en mi posicionamiento y de confiar en mis conocimientos me permitió aprovechar el giro en los mercados esta vez. Además, ya sabes, «nunca dejes que una crisis se desperdicie».

Leave a Reply