¿Qué pasa con el petróleo?: un cambio fundamental en la dinámica del precio del barril

PUNTOS CLAVE:

  • Se disminuye el efecto que tienen las amenazas a la producción sobre el precio del petróleo
  • La preocupación se centra ahora alrededor de la sostenibilidad en la demanda
  • El crudo WTI cerca de perder los 52$ por barril

El precio del petróleo continúa en caída libre, acumulando una pérdida de casi un 15% desde el inicio de 2020, que asciende a casi un 20% si medimos desde el pico más alto de este mes, que fue marcado el 8 de enero.

Y es que parecen haberse quedado atrás los días en que el riesgo para el precio del petróleo tenia que ver más con la oferta que con la demanda. Un claro ejemplo de esto es el efecto que está teniendo el reciente brote de coronavirus, una amenaza directa a la demanda del crudo, que se suma a las restricciones en el transporte y a los miedos generalizados por su efecto sobre el crecimiento económico.

Si echamos la vista atrás, no quedan tan lejos las disrupciones en el suministro de petróleo causadas por guerras en el golfo y tensiones geopolíticas en Oriente Medio, pero parece que con 2020 iniciamos una década que vendrá marcada por un cambio en la dinámica del precio de los barriles.

Suficiente oferta, escasez de demanda

Parece que hemos llegado al momento en que el mercado se encuentra suficientemente abastecido y con amplias reservas, reduciendo los miedos de una escasez de la materia prima, lo que deja paso a los miedos sobre la disminución en su demanda, sobre todo en medio de una revolución social contra el cambio climático.

Una clara evidencia de este cambio es la reacción de los mercados ante la disrupción a la producción en Libia, donde se ha reducido drásticamente la cantidad de barriles que producen al día. Si bien si vimos un salto en el precio del petróleo de cerca de un 2% inmediatamente después de darse a conocer los disturbios, los mercados le han dado más importancia al efecto que está teniendo el coronavirus sobre la demanda, que el efecto que tiene la reducción en la oferta.

Y no solo ha pasado en Libia, ya que tensiones geopolíticas han afectado la producción del crudo en varios países a lo largo de los últimos 12 meses, pero la capacidad de reestablecer la producción en poco tiempo demuestra que el riesgo de quedarnos en escasez se ha disminuido drásticamente, mientras que las amenazas a la reducción en la demanda son de creciente preocupación.

Y no es raro que la OPEP vuelva a sus viejas andadas prometiendo reducir la producción con tal de salvaguardar el precio del barril, pero dada la situación actual parece que sus manos están atadas. Parece así que el precio del petróleo queda a la espera de ver como se desenvuelve este cambio social-económico.

Recomendado por Daniela Sabin Hathorn

Descargue aquí nuestra guía sobre el petróleo

Descargar mi guía

Análisis técnico

El precio del crudo WTI se encuentra tanteando con la línea de 52$ por barril, que ha servido como soporte a lo largo de la semana. La tendencia bajista que viene marcada desde los máximos de enero en 65.45$ marca una zona de soporte clave, donde confluyen su línea inferior, que ahora se encuentra en 50.60$, y el retroceso de Fibonacci 100% desde los máximos de enero, en 51.04$, una zona clave de soporte a lo largo de 2019. Una caída por debajo de dicha zona pone en juego los 50$ por barril en camino al retroceso Fibonacci del 127.2% en 47.13$, zona de confluencia de resistencias y soportes a lo largo de 2017.

Las líneas de medias móviles se encuentran colocadas en orden descendiente por encima del precio, lo cual indica una continuada debilidad en el precio, consolidando la tendencia bajista. El RSI, en 32.3, muestra que aún hay espacio para más presión de ventas antes de encontrarse sobrevendido.

Al alza, nos encontramos con resistencia en 54.44$ seguido de 57.03$ que coincide con la línea de 100-SMA en el gráfico de 4-horas.

HERRAMIENTAS DE FORMACIÓN PARA TRADERS

—Escrito por Daniela Sabin Hathorn, Analista de Mercados

Leave a Reply