Guerras de divisas – The Washington Post


(Fotógrafo: Scott Eells / Bloomberg)

Las guerras reales tienen armas, y las guerras comerciales se libran con armas como los aranceles. Las guerras de divisas, por otro lado, son batallas furtivas: ningún país quiere admitir que está librando una. Aparecen cuando los responsables políticos son acusados ​​de bajar deliberadamente los tipos de cambio, o fijarlos demasiado bajos, para obtener una ventaja competitiva. Una moneda más débil significa que las exportaciones de un país se pueden vender de manera más barata en el extranjero, lo que proporciona un impulso a la economía en el país. Sin embargo, las cosas realmente se calientan cuando las naciones sospechosas toman represalias. Después de años de tensiones en gran medida no expresadas, los tuits del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y las acciones de su administración han puesto de manifiesto las hostilidades, lo que ha generado preocupación por el desmoronamiento de décadas de promesas globales de abstenerse de combatir utilizando monedas.

La situación

Los funcionarios estadounidenses han acusado en varias ocasiones a China, Alemania, Rusia y Japón de obtener una ventaja al actuar para mantener sus monedas infravaloradas. Al mismo tiempo, Trump se ha alejado de la política de "dólar fuerte" de décadas de duración al decir que preferiría una moneda más débil como una forma de aumentar las exportaciones, reducir el déficit comercial y aumentar las ganancias para las empresas estadounidenses. Podría estar comenzando a salirse con la suya, ya que la Reserva Federal retrocedió en los aumentos de las tasas de interés que habían presionado al dólar para que se fortaleciera. Mientras EE. UU. Y China intercambiaron golpes con aranceles de ojo por ojo, China permitió que el yuan se debilitara por debajo del nivel simbólico de 7 por dólar, una línea que no había cruzado en más de una década, lo que genera alarmas de que la moneda podría ser "Armado" e incitando al Departamento del Tesoro de los Estados Unidos a marcar oficialmente a China como un manipulador de divisas. El banco central de China rechazó la acusación, diciendo que el mercado había determinado la reciente depreciación del yuan y que la decisión de Estados Unidos de etiquetarlo como manipulador causaría turbulencias financieras globales.

El fondo

El ministro de Finanzas de Brasil, Guido Mantega, dio su nombre a las guerras de divisas en 2010 cuando denunció lo que vio como la búsqueda deliberada de monedas más débiles. Su país había sido una víctima temprana en la lucha, ya que el dinero que buscaba tasas de interés más altas fluía a los mercados emergentes, elevando las monedas en esos países y haciendo que sus exportaciones de productos básicos fueran más caras en todo el mundo. Las guerras de divisas se han disparado durante años a medida que los países salieron de la recesión provocada por la crisis financiera de 2008 y más bancos centrales adoptaron políticas monetarias no convencionales. Japón a menudo se considera un claro ganador en la batalla por la competitividad después de que el yen perdiera un tercio de su valor frente al dólar estadounidense desde principios de 2012 hasta finales de 2014, lo que impulsó las ganancias de empresas como Toyota Motor Corp. China encendió críticas por más de una década al negarse a permitir que el yuan se fortalezca a medida que las exportaciones baratas alimentaron un auge económico. Trump apuntó al régimen de tipo de cambio del país durante su campaña presidencial en 2016, a pesar de que en ese momento China había cambiado a una política de apuntalar la moneda para frenar la fuga de capitales. El frenesí más famoso de las devaluaciones competitivas se produjo durante la Gran Depresión de la década de 1930, cuando los países abandonaron el patrón oro que había vinculado sus monedas al valor del metal. Hasta su colapso en 1971, el sistema de Bretton Woods evitó la repetición de tales estrategias de mendigo de tu vecino al vincular el valor de muchas monedas con el dólar estadounidense.

El argumento

Las tensiones monetarias pueden verse principalmente como efectos indirectos de otras medidas políticas para estimular el crecimiento económico. La mayoría de los países grandes permiten que las fuerzas del mercado determinen los tipos de cambio, por lo que las devaluaciones deliberadas son raras y difíciles de lograr. Desde 2013, los ministros de finanzas del Grupo de los 20 países se han comprometido reiteradamente en sus reuniones periódicas a no establecer tasas de cambio por razones competitivas, aunque no han criticado a las naciones por hacerlo. Con la explosión de las tensiones comerciales mundiales, los Estados Unidos y otros países parecen cada vez más dispuestos a usar sus monedas como palanca y cambiar la lucha a los mercados de divisas. Incluso la amenaza de tales movimientos puede provocar oscilaciones de precios, movimientos bruscos de capital y volatilidad del combustible. Las medidas de Trump muestran que la era de la cooperación puede ser cosa del pasado.

Para contactar al autor de este QuickTake: Lucy Meakin en Londres en lmeakin1@bloomberg.net

Para contactar al editor responsable de este QuickTake: Leah Harrison en lharrison@bloomberg.net, Andy Reinhardt

Publicado por primera vez el 14 de abril de 2015

© 2019 Bloomberg L.P.

https://www.washingtonpost.com/business/currency-wars/2019/08/12/cdf86c7c-bd1b-11e9-a8b0-7ed8a0d5dc5d_story.html

One Response

  1. Chloe enero 8, 2020

Leave a Reply