El índice del dólar estadounidense (DXY) continúa en caída, importantes niveles a seguir

PUNTOS CLAVE

El dólar estadounidense, comúnmente medido a través del Índice Dólar (DXY), cae por segundo día tras un encuentro con resistencia superior. Tras el anuncio del FOMC esta semana, donde no hubieron indicaciones de estímulo a corto plazo, el dólar se encuentra débil. La libra esterlina y el euro se aprecian hoy contra el dólar estadounidense, tras las clarificaciones por parte del BCE en cuanto al euro, dando Lagarde a entender que el precio del euro no es parte de la política del banco central; y la reciente fuerza de la libra debido a las palabras de Ursula von der Leyen. La presidenta de la Comisión Europea afirmó ayer que “está convencida de que un pacto entre Europa y reino unido aún es posible”. Ambas divisas, las cuales componen aproximadamente un 70% del índice del dólar estadounidense, pusieron más presión sobre un dólar ya asfixiado.

Tras un rebote poco esperado después del anuncio de la Reserva Federal el pasado día 16, el dólar se encuentra en una situación dura de cara al futuro. Con tipos cerca de 0 a medio plazo y un objetivo de la inflación más flexible, se espera un dólar más débil a medio y largo plazo. Esto son buenas noticias para los mercados de renta variable y las materias primas denominadas en USD. Un dólar débil e inflación superior al 2% podría dar un impulso a los activos más riesgosos y forzar a los inversores a buscar mayor rendimiento debido al mayor coste de oportunidad del dólar.

El miércoles 23 obtendremos las figuras del PMI Manufacturero de Estados Unidos, uno de los indicadores adelantados más utilizados para prever expansiones y contracciones, donde se espera un resultado de 53.3. Una cifra mayor podría apuntar a una recuperación más rápida lo cual podría beneficiar al dólar en el corto plazo.

Periodo diario

En el periodo diario, el Índice del Dólar se encuentra en un rango entre el soporte técnico y psicológico de 92.00 y la resistencia en 93.00, ambos niveles son significativos en intervalos altos, particularmente el semanal. Sin embargo, los vendedores parecen tener la ventaja por ahora, creando máximos descendentes durante el mes de agosto. Ante esto, los compradores han de crear máximos ascendentes para darle la vuelta a la situación.

Adicionalmente, la media móvil de 50 días se encuentra en rápido descenso desde el comienzo de la caída del índice en junio. La media móvil actúo como resistencia en el periodo de ayer donde hubo una confluencia con la línea de tendencia bajista, por lo que el índice no consiguió seguir los avances diarios. El RSI apunta a más bajadas, con el indicador a un nivel de 46 harían falta mayores pérdidas para aproximarse al nivel de sobreventa de 30, por debajo del cual el índice reboto en las semanas previas.

Periodo intradía

A corto plazo, el índice se encuentra en soporte en torno al nivel 92.78. En las previas dos semanas el índice ha rebotado en tres ocasiones en dicho nivel, con un rebote potencial en las próximas horas. Sin embargo un mayor número de contactos en este nivel podría causar agotamiento por parte de los compradores, y la perdida de este soporte apuntaría a mayores bajadas y permitiría a los vendedores fijar la vista en 92.00. Esto podría apuntar a la continuación de la tendencia bajista vista en intervalos mayores.

La media móvil de 200 periodos se encuentra en bajada después de su ascenso tras el rebote del índice en el nivel 91.75, lo cual apuntaría a una pérdida de ímpetu. Por el otro lado, el RSI se encuentra en 36.70, un nivel cercano al nivel de sobreventa (30), donde el indicador encontró soporte a lo largo de la semana. Un rebote desde los niveles actuales podría empujar al índice hasta 93.16 donde toparía con la media móvil. Sobrepasando esta resistencia los compradores pondrían objetivo a la tendencia bajista para crear un máximo mayor al previo en 93.59.

— Escrito por Cesar Reig, analista de mercados

Leave a Reply