La moneda africana utilizada por 14 países podría poner fin al euro

Los llamados a reformar un bloque monetario africano, que tiene sus raíces en el dominio colonial francés, podrían ser perjudiciales para los inversores extranjeros, sugirieron los analistas.

El franco CFA, un pilar clave de la influencia francesa en sus antiguas colonias, abarca 14 naciones de África occidental y central, y se ha enfrentado a los llamados a una reforma fundamental por parte de los líderes africanos. El presidente francés, Emmanuel Macron, también ha manifestado públicamente su voluntad de participar en una reforma "significativa".

La moneda está vinculada a una tasa fija frente al Euro, y obliga a los países africanos participantes a depositar el 50% de sus reservas de divisas con el tesoro francés. Esto a su vez garantiza los pagos en Euros, incluso si el estado miembro de CFA no puede cumplir con los pagos de importación.

Si bien es una fuente importante de estabilidad financiera, el franco CFA es políticamente sensible debido al poder que ejerce sobre los países que ahora han sido independientes de Francia durante más de medio siglo.

"Los inversores internacionales pueden perder la certeza que conlleva un tipo de cambio fijo que solo se ha devaluado una vez desde su creación en 1945", dijeron en una nota reciente la vicepresidenta senior de Teneo, Anne Frühauf, y el vicepresidente Malte Liewerscheidt.

Si se eliminara la garantía, el tipo de cambio fijo del franco de 655,96 CFA por Euro estaría en duda, lo que aumentaría la incertidumbre del riesgo cambiario para inversores, importadores y exportadores.

Mucho ruido, pero la reforma es poco probable

En noviembre, el líder beninés Patrice Talon dijo que los ocho estados de la Unión Monetaria de África Occidental que usan el franco CFA planearon retirar sus reservas del Banco de Francia, y dijo a los medios franceses que había un "problema psicológico" con la moneda.

Sin embargo, este movimiento drástico aún no se ha concretado, y los expertos creen que es probable que una reforma sustancial siga siendo esquiva en el futuro inmediato.

"Los líderes regionales, aunque responden al sentimiento popular antifrancés con su llamado a la reforma, son principalmente cómplices de la resistencia del franco CFA", escribieron Frühauf y Liewerscheidt.

"La abrumadora importancia de la inversión francesa, la asistencia militar y la cooperación para el desarrollo hace que las perspectivas de una revuelta abierta contra el acuerdo de francos CFA sean muy bajas".

John Ashbourne, economista senior de mercados emergentes de Capital Economics, dijo a CNBC el jueves que la falta de ímpetu para la reforma se deriva tanto de la inercia institucional y la falta de alternativas plausibles como de la resistencia francesa.

"Casi todos están de acuerdo en que el sistema actual es imperfecto y, en muchos sentidos, un anacronismo, pero si bien existe un creciente apoyo popular para algún tipo de cambio, no creo que haya ningún consenso real sobre la forma que esto tomaría, "Dijo Ashbourne.

Hay una variedad de posibles alternativas, cada una de las cuales tendría implicaciones significativas para la región. Ashbourne sugirió que la perspectiva de una clavija a una canasta de monedas, un franco flotante o incluso la abolición del franco a favor de las monedas nacionales, dependería de fortalecer las instituciones regionales o nacionales para proporcionar un marco de políticas creíble en ausencia de apoyo francés.

Es probable que esto requiera consenso entre los líderes regionales y acuerdos legales complejos en todos los estados miembros del bloque. Estos incluyen Benin, Burkina Faso, Guinea-Bissau, Costa de Marfil, Malí, Níger, Senegal, Togo, Camerún, República Centroafricana, Chad, Congo-Brazzaville, Guinea Ecuatorial y Gabón.

Fuente

Leave a Reply